La compañía de seguros "DKV" utiliza a un niño como protagonista de su última campaña de publicidad bajo el eslogan "Si puedo elegir, me siento libre". También "Movistar" instrumentaliza a los niños para su reciente campaña publicitaria bajo el lema "Supervelocidad dentro y fuera de casa".

Por otra parte, los fabricantes de comida dirigida a los niños difunden mensajes engañosos  sobre el contenido de azúcar en sus productos. Así lo asevera un estudio de la Fundación Británica del Corazón que sostiene que, Kellogg's y Nestlé, difunden una imagen "sana" de productos malsanos. De modo especial los dirigidos a los niños que son muy receptivos a determinados mensajes publicitarios.

También se ha recomendado a Reino Unido, tras los resultados del estudio, que aplique normas de control más estrictas sobre la publicidad infantil.

El informe "fue preparado por la Comisión de Alimentos de la Fundación, que se centró en la publicidad de los desayunos preparados para niños" y asegura que los fabricantes utilizan técnicas "engañosas" al mostrar, en sus mensajes, que los productos son saludables.

"Un ejemplo  de publicidad engañosa fueron las barras de cereales Coco Pops de Kellogg's, que se anunciaron como 'la mejor opción para la merienda'. La investigación señala a Nestlé por la publicidad de sus cereales y otros productos que describen los beneficios para la salud de los niños, pero omiten que más de la mitad del contenido de esos productos es azúcar.

El director ejecutivo de la Fundación Británica del Corazón, Peter Hollins, ha señalado que las empresas citadas utilizan vacíos legales para anunciar sus productos.

Los niños, una vez captados, es difícil "desengancharlos". Los anuncios prometen salud pero venden basura y sabores que crean adicciones. Además, este tipo de productos provocan obesidad y otras enfermedades coronarias.

En la actualidad, "estas marcas buscan en Internet nuevas formas de promoción de sus productos. Mientras el niño juega con su ordenador, le lanzan mensajes subliminales para que consuma comida basura", afirma el estudio.

Clemente Ferrer
[email protected]