• El presidente de Repsol detiene el proceso de venta de GNF, donde posee un 30%.
  • Sólo se reactivará de acuerdo con Caixa y siempre que surja una oportunidad de inversión en exploración.
  • Además, en YPF se esperará a que se aclare la situación política en Argentina.

Si anteayer hablábamos del divorcio entre Antonio Brufau e Isidro Fainé, algo parecido hay que hacer al hablar de la fusión entre Caixa y Repsol-GNF, ahora que las aguas parecen haber vuelto a su cauce.

Buena prueba de ello es que Brufau ha decidido suspender la venta de su participación del 30% en Gas Natural Fenosa (GNF), compañía en la que Caixa posee un 36%. No es una anulación porque la decisión de la petrolera consiste en vender su participación en al gasera, sólo si surgiera una oportunidad de inversión en exploración, pero ya dice algo, o mucho, la rectificación de Repsol sobre lo que más le une con La Caixa: GNF. Por cierto, Repsol busca posibilidades de inversión en 'upstream' en Estados Unidos.

Otro de los motivos de fricción entre Caixa y Repsol era YPF, con un Isidro Fainé más partidario de un pacto con el Gobierno argentino y un Brufau empeñado en la vía jurídica. Pues bien, también aquí las aguas han vuelto a su cauce, en el sentido de que la explosiva situación en Argentina ha empleado las diferencias en el caso YPF. Ahora toca esperar, porque no se sabe con quién negociar, aunque Miguel Galuccio, presidente de YPF, siga amenazando con ultimátum a Brufau para firmar un pacto.

Miriam Prat

[email protected]