• Los 'ex' del Real Madrid quieren acabar con el florentinismo, que ha convertido el club en un negocio.
  • Una oposición silenciosa pero creciente no soporta al club de ricos inoperantes en que Pérez ha convertido al equipo blanco.
  • Con una plantilla que no convence pero que supera los 300 millones de euros en salarios.
  • Mientras, en la constructora ACS los sueldos están congelados.
  • Encima, está bajo la lupa de Hacienda.

Ya hemos informado en más de una ocasión sobre la alternativa a Florentino Pérez que está preparando el ex jugador Manolo Sanchís. Alternativa que cuenta ahora con el apoyo de otros dos pesos pesados y símbolos del madridismo: el actual seleccionador nacional, Vicente del Bosque -que dejaría todo por 'su' Real Madrid- y el también ex jugador de la selección, Fernando Hierro. Por cierto, entre los tres suman más títulos acumulados que Florentino contratos de ACS.

En cualquier caso, todos esperan la segunda espantada del actual presidente y están rodeándose de profesionales de prestigio del mundo de la empresa, con los que tienen fuertes vínculos profesionales y personales. De hecho, la directiva alternativa está cuasi formada en estos momentos.

Y es que la situación del club ha acabado con la paciencia de una oposición silenciosa pero creciente. En los últimos años, Florentino Pérez ha invertido más de setecientos millones de euros en un equipo que sólo ha ganado dos títulos importantes: una Liga y una Copa del Rey.

En la Asamblea de socios celebrada hace unas semanas, el presidente blanco no quiso responder a determinadas preguntas de los pocos compromisarios que acudieron a la cita. Hablamos de cuestiones como, por ejemplo, por qué no presentó los avales necesarios para presentarse a las elecciones y por qué la Liga de Fútbol Profesional (LFP) no se los exigió.

Luego está el equipo, enfrentado porque se ficha sin sentido. Eso sí, los más de 300 millones de euros de salarios de la primera plantilla dejan sin aliento. Cristiano Ronaldo ronda los 40 millones brutos por temporada. Casillas, Xavi Alonso, Ramos, Pepe y Benzemá superan los 10 millones de euros brutos al año.

Pero Florentino no tiene límite. Este verano ha protagonizado uno de los fichajes más caros de la historia del fútbol -aunque él asegure que ha resultado barato-: 100 millones de euros por Gareth Bale que, por cierto, aún no ha debutado por problemas físicos. Otro fichaje estrella que brilla, pero por su ausencia, el del vasco Illarramendi, que costó 40 millones de euros. Y eso sin mencionar al nuevo entrenador, Carlo Ancelotti, que después de siete jornadas parece no dar con la tecla.

Otro frente abierto: Pérez mantiene la orden para que Casillas no juegue y ahora, además, presiona para que Sergio Ramos se siente en el banquillo para dar paso al francés Raphael Varane.

Y mientras, el Real Madrid está bajo la lupa de Hacienda. Se enfrenta a la creación de un centro comercial al lado del Santiago Bernabeu para el cual necesita otros 200 millones de euros. La banca no da créditos y su amigo Alfredo Sáenz ya no esta en el Santander, ni Rodrigo Rato en Bankia e Isidro Fainé (Caixa) no se la juega.

Por el contrario, en ACS los salarios están congelados y Pérez ha practicado unos cuantos Eres en todas sus divisiones.

Miriam Prat

[email protected]