Sr. Director:
Decir que las mujeres (madres desde que quedan fecundadas) tienen derecho a abortar, ¿no equivale a decir que somos dueñas de nuestros hijos, confundiendo vinculación familiar con propiedad?

La ambición y la superficialidad han llevado a algunos, a considerarse propietarios de la vida de otros: de ahí las matanzas promovidas desde el poder gubernamental en el siglo XX (nazismo, comunismo y otros totalitarismos), y todavía en el siglo XXI con el aborto enmascarado de progresismo.

Por favor, paremos esta ola cobarde, irracional e injusta. Si eliminar al niño nonato lo consideran progresista, ¿no podríamos considerarlos a ellos como asesinos de la peor calaña, probablemente a sueldo de la multimillonaria multinacional del aborto, la IPPF o International Planned Parenthood Federación, y de fundaciones filantrópicas de los ricos Rockefeller, Gates, Ford (el dinero y la ambición embrutecen fácilmente el corazón).

Cuarenta asociaciones a favor de la vida han reaccionado juntas: preparan una gran Manifestación en Madrid para el día 17 de octubre desde la Puerta del Sol a las 5 de la tarde  con el lema Por la Vida, la Mujer y la Maternidad.

Josefa Romo Garlito

[email protected]