• Durao Barroso no ha cesado de alabar las reformas del Gobierno.
  • Tal ha parecido que la Cumbre España-Comisión Europea no ha servido más que para hacer propaganda de las medidas que tantos sacrificios han costado a los españoles.
  • Rajoy se ha mostrado ambiguo sobre los cambios en el gravamen de los artículos que llevan el IVA superrreducido.
  • "Las recomendaciones dicen que lo exploremos, como lo hace con otros países que tienen IVA reducido y nosotros lo exploramos; estamos constantemente explorando pero no hemos tomado ninguna decisión al respecto", ha explicado.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (en la imagen junto a Barroso), ha manifestado en Bruselas que no quiere subir los impuestos, pero sí que 'bajará unos y tocará otros', en clara alusión a la prometida rebaja del IRPF y tal vez, a la modificación de la consideración fiscal para algunos productos que hasta ahora estaban gravados con el IVA superreducido.

Es de sobra conocido que una de las recomendacióne/exigencias de Bruselas es limitar al máximo la aplicación del gravamen mínimo del 4% y sustituirla por el 10% o el 21%. Semejante medida podría retraer aún más el consumo y perjudicar el turismo. Rajoy se ha mostrado ambiguo: "Las recomendaciones dicen que lo exploremos, como lo hace con otros países que tienen IVA reducido y nosotros lo exploramos; estamos constantemente explorando pero no hemos tomado ninguna decisión al respecto". Los resultados de la 'exploración' no tendrán consecuencias a corto plazo, porque Rajoy espera no tener que reducir impuestos a corto plazo. Y así lo ha dicho.
 
Las declaraciones del jefe del Ejecutivo español han tenido lugar al término de su reunión  con el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, en Bruselas, donde el presidente de Gobierno ha acudido pertrechado con  siete ministros para dar fe de su voluntad de seguir adelante con las reformas emprendidas por su Gobierno. Junto a Rajoy han viajado a Bruselas Luis de Guindos, Cristóbal Montoro, José Manuel Soria, Fátima Báñez, Ana PastorMiguel Arias Cañete y José Manuel García Margallo, junto al secretario de Estado para la UE, Íñigo Méndez de Vigo.

Al término de la cumbre, Barroso se ha deshecho en elogios hacia las políticas llevadas a cabo por el ejecutivo español. Tanta miel ha derramado y tantas alabanzas ha dedicado a la política del Gobierno, a los ajustes y recortes que tantos sacrificios han costado a los españoles, que su comparecencia parecía guionizada por el gabinete de prensa de Presidencia del Gobierno o por Fátima Báñez, la ministra que más entusiasmo pone a la hora de vender las bondades de la reforma laboral. 

Sara Olivo
[email protected]