Cuando contemplas noticias como éstas te dan ganas de aplaudir todo lo que dice esa 'derecha de la derecha': que no hay diferencia alguna, en materia de principios no negociables (vida, familia, libertad de enseñanza y bien común) entre el PP y el PSOE.

Empecemos por el final: lean esta resolución publicada en el Boletín Oficial de Estado (BOE). Vamos, que el Gobierno Rajoy, al igual que hiciera el Gobierno Zapatero, va a seguir utilizando embriones humanos, la mayoría embriones 'sobrantes' de la fecundación in vitro, la madre de todos los vicios, como cobayas del abortorio. Niños para quemar. Sí, niños, porque poseen un código genético individuado, distinto del padre y de la madre.

La norma procede del Ministerio de Economía que lidera Luis de Guindos (en la imagen junto a Rajoy). No importa que en todo el mundo haya fracasado la investigación con células embrionarias mientras haya triunfado la investigación con células madre adultas. No importa que la destrucción de embriones humanos no se haya convertido en la mayor estafa científica moderna, además de en una matanza: hay que seguir pagando dinero público para que los Bernat Soria de turno sigan en el fraude glorioso y glorioso fraude.

De Guindos cometió el primer error cuando nombró a Carmen Vela -la abortera favorita de Zapatero- como secretaria de Estado de Investigación. A partir de ahí, todo viene rodado. Desde los medios provida ya se le había advertido que debería detener la matanza-fraude, pero no lo hizo.

Recientemente recibió a los firmantes del Manifiesto 25 de marzo (Día por la vida) quienes le plantearon tres cuestiones. Para ser más exactos, el objetivo era presentarle una serie de peticiones en relación con la investigación, destrucción y manipulación de embriones en España. Peticiones demasiado modestas en mi opinión, y que podían resumirse así:

1. En relación con la Estrategia española de Ciencia y Tecnología de investigación, donde  tenían margen de incidencia porque podían establecer criterios para priorizar la investigación con células madre adultas y células ip's a la hora de aprobar proyectos de investigación. El ministro Guindos se comprometió a aplicar lo que se le reclamaba.

2. Sobre Horizonte 2020 (Plan Marco de Investigación de la UE) se le pidió apoyo a países como Austria, que han solicitado que la financiación comunitaria se destine prioritariamente a investigaciones con células madre adultas.

3. También hablaron con Guindos de la actividad del Instituto Carlos III (que mantiene varias líneas de células troncales embrionarias, a pesar de su nula efectividad).

Si alguien pensó que el Gobierno Rajoy iba a mover un dedo por el aborto es que era un ingenuo. Si pensaba que iba a mover un dedo por detener la matanza-fraude de embriones humanos, es que aún era más que ingenuo un poco tonto. Rajoy lo ha dejado todo como lo había puesto Zapatero: un solar. Es más, Zapatero no se las daba de provida.

Eulogio López

[email protected]