• Ayer martes dejó abierta la puerta a la subida: "No queremos subir tampoco los impuestos como el IVA o el IRPF este año, pero, en fin, dependemos también de las previsiones y de la senda de déficit público para los próximos años".
  • Y este miércoles, en los pasillos del Congreso, ha afirmado que no los subirá.
  • Eso sí, el presidente ha reconocido que 2013 "no será bueno" en términos de paro.
  • De Guindos también recula: tras apuntar que la economía caerá este año entre un 1% y un 1,5%, este miércoles ha explicado que los indicadores adelantados de la economía española muestran que la recuperación llegará antes de lo previsto.
La verdad es que últimamente el Gobierno anda desconcertado, nervioso y no sabe qué hacer. Y eso que la famosa 'prima' de riesgo nos está dando un respiro, en el impensable hace unos meses nivel de los 300 puntos. 

Este pasado martes, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (en la imagen) avanzó que es "probable" que se modifiquen algunas partidas presupuestarias, pero que los recortes serán más suaves que en 2012, y dijo que espera no tener que subir impuestos. "No queremos subir tampoco los impuestos como el IVA o el IRPF este año, pero, en fin, dependemos también de las previsiones y de la senda de déficit público para los próximos años", indicó Rajoy, como informamos. Vamos, que dejó en suspenso la subida de impuestos porque ese 'nosotros no queremos, pero...' ya lo ha utilizado en más ocasiones.

Pues bien: este martes, en la sesión de control al Gobierno, parece como que ha querido despejar esas dudas que sembró al asegurar que este próximo viernes el Consejo de Ministros no aprobará subidas de impuestos. "No hay impuestos el viernes", ha respondido el jefe del Ejecutivo a los periodistas en los pasillos de la Cámara Baja.

Eso sí, Rajoy ha reconocido que 2013 "no será bueno" en términos de paro, aunque sí cree que será "menos malo" que los últimos ejercicios, lo que le anima a "perseverar y no volver a políticas caducas y trasnochadas" como las que aplicaron los socialistas.

Otra muestra de ese nerviosismo del Gobierno, que le hace incurrir en contradicciones, son las palabras del ministro de Economía, Luis de Guindos, quien tras apuntar que la economía caerá este año entre un 1% y un 1,5%, este miércoles ha explicado también en el Congreso que los indicadores adelantados de la economía española muestran que la recuperación económica llegará antes de lo previsto, dado que el Gobierno está poniendo "las bases" de la salida de la crisis.

¿En qué quedamos

José Ángel Gutiérrez

[email protected]