No lo digo yo, porque privar de libertad a cualquier persona es algo que me llama la atención. Lo dice Enrique Alcat, profesor de la Universidad de Navarra y autor de Seis recetas para superar la crisis.

Lo considera una de las recetas de la crisis: Los responsables son algunas personas que trabajaban o trabajan en entidades financieras y esas personas deben ir a la cárcel.

No me gusta enviar a nadie a la cárcel, pero, al parecer, es la única forma de que algunos entiendan lo que ha ocurrido. Gestores dados a la especulación que han diezmado la economía real y provocado paro en Occidente y hambre en Oriente.

Alcat dice otra cosa harto interesante: asegura que no hay que esperar que las soluciones vengan del Gobierno. Esto puede entenderse como un aliento a la responsabilidad individual pero no menos como una crítica a la fórmula con la que los líderes mundiales han afrontado la crisis de las subprime: pagarle al especulador con dinero de todos para que pueda seguir especulando. Como comentaban los cómicos británicos de La Última Risa: Esto se arreglará como se ha arreglado siempre: cuando el Estado nos pague lo que hemos perdido.

Eulogio López

[email protected]