Al parecer, el titular de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón (en la imagen) tiene indultos para todos menos para el juez Fernando Ferrín, condenado, perseguido, inhabilitado y arruinado por el lobby gay por el tremendo delito defender la mejor educación posible para una niña criada por dos lesbianas (ya divorciadas, naturalmente).

La última vez que les hablé de Ferrín fue para darles las gracias por sus aportaciones, que consiguieron que Ferrín no pagara las multas ni salarios 'indebidamente cobrados' que el contubernio-duopolio formado por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y por el Ministerio de Justicia.

Una de las claves de todas las desgracias de este juez justo fue la denegación de su reclamado indulto por parte del Ministerio de Justicia, liderado por el señor Gallardón.

Ahora sólo quiero añadir nuevas perlas 'indultales' del señor Gallardón. Por ejemplo el indulto de un narcotraficante o el también ominoso indulto del Ministerio de Justicia a un conductor que mató a un viandante y fue inhabilitado para ejercer su oficio (o sea, igual que Ferrín).

No quiero volver a recordar al kamikaze indultado por Gallardón a petición del bufete donde trabaja el hijo de Gallardón ni del abogado indultado tras ser condenado por participar en una de las tramas inmobiliarias de Marbella.

Eulogio López

[email protected]