Ya sólo falta que el PP se ponga acuerdo consigo mismo. Rato y Pizarro no estarían bien vistos por el PSOE. La entidad madrileña es la que más preocupa al supervisor: Miguel Blesa está enrocado y no están seguros de lo que hay dentro

El PSOE, ahora mismo es Elena Salgado quien decide, no quiere ni a Rodrigo Rato ni a Manuel Pizarro al frente de Caja Madrid y el PP sabe que, con lo que ha llovido, la sustitución de Miguel Blesa debe hacerse de mutuo acuerdo. El hombre de consenso es Luis de Guindos, máximo responsable de Lehman Brothers en España y Portugal, quien, como afirmaba un sindicalista en la caja a Hispanidad, el PSOE está de acuerdo, el Banco de España está de acuerdo, ahora sólo falta que el PP se ponga de acuerdo consigo mismo.

Por lo que respecta al supervisor, la preocupación va más allá: en plata, no saben que está ocurriendo en Caja Madrid, con un Blesa enrocado al que le importa un pepino saltarse los normas mientras retrasa la renovación de órganos todo lo que le permite el reglamento, y mientras el alcalde Gallardón saca de único a los suyos y a los otros, por su sabotaje permanente a la renovación de órganos. En su favor hay que decir que sólo lo hace por fastidiar a Aguirre.

Por ejemplo, en el Banco de España no se atreven a certificar la mora real de Caja Madrid. Lo único que piden es que la renovación de órganos se haga cuanto antes.

Eulogio López

[email protected]