El chiste favorito de los polacos durante la dominación soviética era el siguiente:

-Los rusos, ¿son amigos o hermanos

-Hermanos, desde luego... porque a los amigos los eliges.

Nadie sabe mejor qué cosa es el comunismo que aquellos que lo han sufrido. Los ucranianos lo han sufrido, lo personifican en la que fuera capital mundial del leninismo, Moscú, y claro, no quieren aliarse con Moscú, sino con la Unión Europea.

La UE no ofrece nada a Ucrania, más que sangre sudor y lágrimas. Putin, desde Moscú, ofrece a Kiev gas más barato (no mucho, la verdad) y 15.000 millones en bonos ucranianos. Compra de bonos que, como ocurría con el rescate bancario español, no es una ayuda ni una dádiva, sino un préstamo. En cualquier caso, Rusia ayuda a Ucrania mientras Europa no hace más que promesas, porque la Unión regida por Berlín no ayuda a ninguno de sus miembros y exige a todos.

Ahora bien, hablemos de moral y de libertad y no de Economía. Ya he dicho que Europa está degenerando y Rusia se está regenerando. Por ello, quizás, el equívoco ucraniano. Bruselas es la libertad, Moscú la dictadura. Pero, ¿son o eran

Eulogio López

[email protected]