El Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo ha determinado que la presencia de crucifijos en las aulas de los colegios públicos no supone ningún quebranto para el derecho a la educación de los alumnos.

La sentencia da la razón al Gobierno italiano que había apelado una decisión anterior del mismo tribunal en la que los jueces habían estimado que la presencia de crucifijos en las aulas iba contra el derecho de los alumnos.

El apoyo a una sentencia que reconoce que la presencia de un símbolo de la religión mayoritaria en el país «no constituye un gesto de adoctrinamiento que pudiera considerarse como una violación del derecho a la libertad de creencia».

Los jueces razonan que el hecho de que haya o no crucifijos en las aulas de los colegios públicos no puede considerarse «adoctrinamiento» y que además, «no está asociado a una enseñanza obligatoria del cristianismo» y «nada indica que las autoridades se hayan mostrado intolerantes hacia los alumnos que profesen otras religiones, los no creyentes o los partidarios de corrientes filosóficas que no se vinculan a ninguna religión».

De los miembros del Parlamento Europeo solo se prohíbe la presencia del crucifijo en las escuelas de Francia, Macedonia y Georgia, mientras que es legalmente obligatorio, además de en Italia, en algunas regiones alemanas, en Austria, en algunos cantones Suizos y en Polonia, mientras que en la gran mayoría no existe una decisión en un sentido u otro.

Por otra parte, evangelizar puede llevar a prisión. Por ejemplo, en Laos. La policía del distrito de Pinh, en la provincia de Savannakhet, encarceló a tres Pastores cristianos, que se ocupan de pequeñas comunidades locales, por "difundir la religión cristiana". Como revelaron a la Agencia vaticana Fides, los tres detenidos: el Pastor Mr. Bounma, de la Iglesia de Alowmai, el Pastor Somkaew, de Kengsainoi, y el Pastor Bounmee, de Savet, en el distrito de Sepon, provincia de Savannakhet.

Los Pastores cristianos adquirieron, en una tienda local, una película de contenido cristiano y pidieron tres copias de la misma. Para contrastar la calidad de estas copias, el dueño de la tienda, en compañía de los tres Pastores, se pusieron a visionar el filme. Pero un policía entró en el bazar, se puso en contacto con sus superiores y al final el teniente Khamvee y otros dos agentes se presentaron en la tienda y detuvieron a los tres Pastores.

En una nota remitida, a la agencia Fides la Ong HWR de Laos, exige la inmediata liberación de los tres religiosos. Fides ratifica la conducta violenta de la policía en contra de los cristianos en toda la provincia de Savannakhet.

Clemente Ferrer

[email protected]