Los franceses y Telefónica estuvieron dispuestos a pagar 2.300 en su día, cuando la plataforma no había perdido tantos abonados

Ojo, los bancos acreedores de la OPA de Sogecable han ampliado el plazo de pago hasta septiembre de 2010. Los Polanco tendrán que vender, además, Santillana y otras participaciones menores. La tasación de la editorial es de 500 millones de euros valor-compañía.
Insisto en que no deben tomarse muy en serio la pelea entre PRISA y Moncloa. Es combate de salón, encierro de vaquillas emboladas. Es verdad que Juan Luis Cebrián y los Polanco están actuando según la historia de la Casa: si me das lo que quiero sólo te golpearé una vez; si no me lo das, te golpearé tres veces. PRISA nunca podrá apoyar al PP porque perdería a su público, puede tratar a ZP de tonto, pero aún ese camino -que es el que sigue ahora- tiene sus límites para el multimedia socialista.

Pero ese mismo orgullo es el que imposibilita un acuerdo, el deseado por Moncloa, entre PRISA y Mediapro: Juan Luis Cebrián y Jaume Roures no se aguantan, y los Polanco no quieren saber nada con un grupo de socio-comunistas procedentes del socialismo catalán y del madrileño (de la propia PRISA) al que califican de gangster, palabra muy oída últimamente en PRISA para referirse a La Sexta.

Veamos: PRISA debe más de 5.000 millones de euros, a pesar de los constantes recortes de gastos y pequeñas ventas. De ellos, 1.950 millones de euros corresponden a la OPA de Sogecable, una oferta innecesaria que sólo se explica en quien está acostumbrado a hacer lo que le venga en gana, y que ha supuesto el principio del fin del Grupo PRISA.

Esa OPA fue financiada por más de 20 bancos, pero los importantes son HSBC, BNP, Santander-Banesto, Caixa y Caja Madrid. El pago vencía en marzo de este año y, naturalmente, no pudieron hacerle frente.  A partir de ahí, llegaron las prórrogas, con amenazas de los directivos de PRISA a los bancos para que embargaran si se atrevían (en concreto al HSBC) y con presiones de Moncloa a las entidades acreedoras.

Al final, el pool bancario le ha aceptado un plan de viabilidad que compromete desinversiones para saldar el conjunto de la deuda y que vencerá (ya es bastante favor) en septiembre de 2010.

Antes de esa fecha, tiene que haber pagado los 1.950 millones más, no lo olvidemos los 3.000 restantes (donde es acreedor relevante el BBVA).

Y así es como PRISA comienza filtrar infundios. Por ejemplo, filtra que Murdoch y Berlusconi vuelven a interesarse por Digital . ¡Por favor! En su día Vivendi y Telefónica estaban dispuestos a pagar 2.300 millones de euros, pero en su día no se había producido la sangría de abonados. Si un cliente se da de baja hoy del Plus le regalan un tiempo de prórroga. La pregunta del millón es: ¿De los 2,4 millones de abonados que todavía asegura tener PRISA en la plataforma de pago, ¿cuántos quedan y cuántos pagan?

En cualquier caso, PRISA está dispuesto a venderle Digital Plus a Vivendi y Telefónica por 2.000 millones de euros.

¿Los vale? Esa es la cuestión.  

En cualquier caso, Juan Luis Cebrián asegura que todo tiene que cerrarse antes del 30 de septiembre. Curioso, porque ni Vivendi ni Telefónica lo han llevado a sus máximos órganos de gestión. Pero si lo dice Cebrián... 

Y no sólo es la plataforma. Los Polanco también están dispuestos a vender Santillana, con la correspondiente devaluación, pues un banco de inversión valoró la joya de la corona PRISA en 500 millones de euros (valor-compañía), pero es que a perro flaco todo son pulgas... menos los favores políticos y bancarios, claro está.

Eulogio López

[email protected]