En Barcelona había una cumbre de ministros europeos de la vivienda.  El estado, en vez  de decir, que el que se pase se va a enterar, ha desconvocado la cumbre, ¡un acojonamiento...! Y las pandillas de facinerosos son los que ganan y los que mandan y la gente normal, a temblar. Qué pensarán los ministros europeos de la vivienda de Barcelona: que aquello debe ser como el oeste. Porque el estado les dice que sí, Zapatero dice yes, le dice yes al borroquita, al ocupa, al terrorista, al preso en huelga de hambre. Y Rubalcaba dice que hay que prevenir. No, Alfredo, prevenir es perseguir a estos tipos, prevenir no es ceder ante estos bestias, y prevenir es reprimir porque a estos tíos, a estos facinerosos, hay que reprimirles. Ya no persigue la fragata Conde Pumpido a los beligerantes. Es escandaloso, apuntaba también el locutor de Onda Cero.