Preguntas habituales a los que nos dedicamos -aunque sea desde una perspectiva tan oblicua como el periodismo- a la cosa económica.

¿Hemos salido de la crisis Respuesta: no, hemos entrado en la crisis permanente, la provocada por una economía financista, controlada por los mercados financieros, que representa una abolición de la propiedad privada no menos grave que la decretada por el socialismo.

¿Pero la cosa va a ir a mejor o a peor A mejor, porque para lo que han servido estos seis años de crisis por especulación financiera ha sido para que nos hayamos vuelto más austeros. Es decir, estamos aprendiendo a convivir con la crisis, a evitar los gastos superfluos, pero eso no significa que la situación sea mejor. No, la política del PP con los ajustes no ha funcionado. Ajustar es como comer y rascar, se sabe cuando empieza pero el proceso nunca tiene fin.

Y así llegamos a las cifras de paro del mes de octubre. Bajan los afiliados a las oficinas de empleo pero bajan también el número de cotizantes a la Seguridad Social. Una contradicción en origen. ¿Cómo es posible que se den ambas Sencillo. La gente no se apunta a los servicios públicos de empleo para obtener trabajo sino para cobrar el subsidio. Si no fuera así, las cifras de desempleo y las de Seguridad Social deberían ser inversamente proporcionales.

Para entendernos, la economía española está mejorando pero no la economía de los españoles. Además, para luchar contra el paro hay que perder el miedo atávico español, el miedo a crear empleo. Para crear empleo, las variables básicas son tres: despido libre (remunerado con 20 días por año trabajado, por ejemplo), aumentar los salarios bajos y reducir las impuestos laborales como compensación. Y financiar las pensiones con IVA, claro. De otro modo, no es posible reducir las cuotas.

Por último, reducir el número de contratos a uno sólo: el indefinido, con la precitada indemnización pactada de antemano.

Eso sí que crearía empleo, además de acabar con la tarea pendiente de mejorar el salario mínimo interprofesional, que -¡vergüenza!- sigue fijado en 754 euros mensuales para una jornada laboral de 40 horas semanales. En términos brutos y por 12 pagas.

Pero que lo que no es normal es que países cuya economía crece lo mismo que la española tengan un paro dos y tres veces inferior al de nuestro país. ¿Verdad que no ¿Ejemplos Irlanda, Gran Bretaña, Francia, Italia, etc., etc., etc.

Eulogio López

[email protected]