A ver si nos aclaramos, muchachos: que la vivienda suba de precio tras meses de bajada no es una buena noticia. Es mala. Pinchar la burbuja inmobiliaria significa que los precios de la vivienda bajen y quien tenga que perder que pierda.

De esto ya es consciente hasta el Banco Central Europeo, que acaba de abroncar al banco malo español, la SAREB.

En cuanto aclaremos nuestras ideas estaremos en vías de encontrar la solución. Mientras tanto...

Eulogio López

[email protected]