• Es un buen empresario y, además, estar imputado no significa ser culpable, señalan.
  • Los bancos acreedores exigen tener el plan de refinanciación y el de viabilidad antes del 30 de noviembre.
  • Según el director general del Sabadell, la empresa es viable pero el banco no está "dispuesto a todo" en la reestructuración de su deuda.

Demetrio Carceller Arce (en la imagen), máximo accionista de Pescanova, cuenta con el apoyo del Banco Sabadell y de Caixabanc, dos de los cuatro principales acreedores de la multinacional, a pesar de estar imputado, junto con su padre, por trece delitos contra la Hacienda Pública y por un delito de blanqueo de capitales.

Según las entidades, Carceller ha demostrado ser un buen empresario, tanto en la cervecera Damm como en la petrolera Disa. Además, señalan, estar imputado no significa ser culpable.

Eso sí, los bancos acreedores exigen tener el plan de refinanciación y el de viabilidad antes del 30 de noviembre. Como ya hemos contado en Hispanidad, los bancos están dispuestos a asumir un quita de la deuda que ronda los 3.500 millones de euros, pero en ningún caso a que sea del 75%, tal y como propuso el presidente de la empresa, Juan Manuel Urgoiti.

En cualquier caso, el plan de refinanciación implicará capitalizar deuda.

Pero no hay que temer por el futuro de la multinacional o, al menos, es lo que opinan los bancos. Sin ir más lejos, el director general del Sabadell, Miguel Montes, afirmó este miércoles que la entidad ve con "esperanza" la gestión "positiva" por parte de la administración concursal que lleva a cabo Deloitte. Montes señaló que el banco responderá al plan de viabilidad, "pero eso no quiere decir que estemos dispuestos a todo".

Pablo Ferrer

[email protected]