• A día de hoy, la opción de Carceller para quedarse con la empresa es la menos probable.
  • Y HSBC, Deutsche Bank, Rabobank y Commerzbank se han unido al 'steering committee', es decir, al núcleo duro de las entidades acreedoras.
  • Mientras, el equipo enviado por Pescanova a Chile consigue que el síndico chileno detenga la venta de la filial.
  • Cada vez suena con más fuerza el nombre de Senén Touza como futuro Ceo. Cuenta con el apoyo de los principales bancos.

Comienza a verse luz al final del túnel. Ahora bien, con una solución distinta. Para entendernos, cuando estalló todo este asunto, la opción que tenía más posibilidades de salir adelante era la protagonizada por Demetrio Carceller (Damm). Es decir, que fuera él -el grupo Damm- el que se hiciera con el control de la compañía.

Sin embargo, para ello debía negociar con los principales bancos acreedores, Sabadell, Popular, Caixabank y Novagalicia banco la refinanciación de la deuda de 3.000 millones de euros que arrastra la multinacional. La exigencia de Juan Manuel Urgoiti -presidente de Pescanova y hombre de confianza de Carceller- de que los bancos aceptaran una quita del 92% ha hecho saltar por los aires el plan inicial.

A día de hoy, el futuro de la compañía está más ligado a los bancos acreedores que a Damm. En otras palabras, la chulería de Carceller le ha enfrentado a las entidades y le impedirá -casi con total seguridad- quedarse con la compañía. Por supuesto, las entidades no están por la labor de liquidar la empresa.

En todo este proceso, los bancos extranjeros que inicialmente se mantuvieron al margen -el asunto no era importante para ellos- ahora se han unido al 'steering commitee' o núcleo duro de las entidades acreedoras. Hablamos de HSBC, Deutsche Bank, Rabobank y Commerzbank. Sin duda, estas incorporaciones otorgan mayor importancia al 'steering commitee'.

Mientras tanto, el equipo de Pescanova enviado a Chile ha logrado que el síndico chileno, Herman Chadwick, paralice la venta de la filial, pieza clave en el futuro de la pesquera. Venderla ahora sería malvenderla, mientras que podría aportar importantes ingresos a la empresa en el futuro.

Y a medida que pasan los días, cobra mayor relieve el nombre de Senén Touza como próximo consejero delegado de la compañía. No en vano, cuenta con el apoyo de los bancos. El actual administrador concursal, hombre de Deloitte puesto en Pescanova por el juez, conoce bien el sector, la industria gallega, es hijo de armador y, además, es gallego.

Pablo Ferrer

[email protected]