• Eso sí, Deloitte sigue sin encontrar un consejero delegado.
  • La deuda se aproxima a los 4.000 millones.
  • Y en Galicia cunde el convencimiento de que Fernández de Sousa puede ser condenado por su gestión.

Por fin, Deloitte ha conseguido a la banca acreedora de Pescanova para que aborde el préstamo solicitado de 50 millones de euros, necesarios para mantener los pagos en la compañía.

Y la cifra final de deuda, así como los agujeros que aún puedan surgir, todavía no está cerrada, pero se aproxima ya a los 4.000 millones de euros, según fuentes de la propia consultora encargada de la gestión y el análisis del grupo pesquero gallego.

Eso sí, Deloitte continúa sin encontrar un Ceo, o al menos, un gerente, que se haga cargo de la gestión. Y lo más triste: en Galicia, y en la banca acreedora, surge la convicción de que Manuel Fernández de Sousa será condenado en los tribunales por su gestión al frente de la compañía. Nadie es culpable mientras no se demuestra lo contrario, pero las conclusiones de Deloitte son tremendas, no ya por el tamaño de la deuda sino por los agujeros que van apareciendo y que engrosan el agujero de la compañía.

Eso sí, las luchas de poder por el control han desaparecido. Ahora habrá que esperar para saber quién es el próximo dueño de Pescanova.

Miriam Prat

[email protected]