• Hablamos de 3.000 millones de deuda bancaria. Por tanto, hablamos de una pérdida para las entidades acreedoras de 2.400 millones de euros.
  • En conclusión: Pescanova se catalaniza, gracias al apoyo de Caixabank y Sabadell al Grupo Damm.
  • El peligro sigue siendo el mismo: que Pescanova termine en manos de Doctor Oetker.

Dos hechos relevantes remitidos a la CNMV durante la mañana del viernes, el uno por la propia Pescanova y el otro por el grupo Damm (Demetrio Carceller), demostraban lo que ya adelantara Hispanidad el pasado jueves 5: que Demetrio Carceller (en la imagen) y su grupo de fondos aliados se convierten en los nuevos amos de Pescanova: 250 millones de euros por un 51%.

Ahora añadimos otra información no menos relevante: los bancos, que abroncaron al presidente Juan Manuel Urgoiti (representa a Carceller) por pedir una quita del 75%, ahora han aceptado el 80%. Les confieso que me han dado ganas de presentarme a mí. Estamos hablando de que los bancos soportarán una pérdida inicial de 2.400 millones de euros sobre una deuda bancaria (abría que añadir los bonos, pero dejemos eso) de 3.000 millones.

Eso sí, se quedan con un 49% del capital. Si éste aumentara su valor, a lo mejor recuperan algo, pero eso no es factible a corto plazo. ¿Por qué los bancos no han decidido quedarse con la mayoría Es un misterio para la historia.

Han sido los dos bancos catalanes, cabezas del sindicato acreedor, Caixabank y Sabadell, quienes han apostado por Carceller, para evitar el escándalo que supondría perder una empresa estratégica en Galicia. El presidente Núñez Feijóo sabe que así catalaniza la compañía de congelados pero, al menos, no se encuentra con un problema social de primer orden. Y el FROB, que decide sobre le tercer acreedor, Novagalicia, también ha apoyado la opción Carceller. El cuarto gran prestamista, el Popular, ha tenido que pechar con una quita increíble.

Conclusión: Damm es le nuevo propietario de Pescanova. Ahora bien, el problema no está en al catalanización de Pescanova sino en que Carceller acabe por ceder la empresa, una vez saneada, a sus socios alemanes, es decir, a Doctor Oetker, competidor directo de Pescanova. Como empresa de congelados es más pequeña que la gallega, pero el grupo Oetker es mucho más grande que Pescanova en cuanto posee otros muchos productos y servicios y no sólo en le sector de la alimentación.

Eulogio López

[email protected]