• La pequeña comunidad cristiana en la capital de la Cirenaica vive una difícil situación por culpa del yihadismo.
  • Mientras, en Nigeria, el Ejército mantiene una ofensiva militar contra la milicia yihadista Boko Haram.
  • Boko Haram es responsable de numerosas muertes y ataques a los cristianos nigerianos.
El pasado 17 de mayo, la Iglesia Católica de la Inmaculada Concepción de Bengasi (Libia) sufrió un atentado. En declaraciones a la agencia Fides, Mons. Giovanni Innocenzo Martinelli, Vicario Apostólico de Trípoli, contó: "Han puesto una bomba en la entrada del pasillo que conduce al patio donde está la puerta de la iglesia. La iglesia, por lo tanto, no ha sido tocada directamente, pero el atentado es una señal nada positiva que nos ofende". 

Mons. Martinelli pone de relieve la difícil situación en la que vive la pequeña comunidad cristiana en la capital de la Cirenaica por el extremismo islámico o yihadismo. "La Iglesia en Libia está sufriendo. En Bengasi se ha visto afectada la Iglesia copta, fue asesinado su capellán y ahora se golpea a la Iglesia Católica". "Como informé en otras ocasiones, en la Cirenaica diferentes institutos religiosos femeninos se han visto obligados a cerrar sus puertas, en Tobruk, Derna, Beida, Barcos, así como en Bengasi. Las hermanas que se han visto obligadas a marcharse han servido a la población con generosidad", dice Mons. Martinelli.

"Pero debo añadir que ayer, domingo de Pentecostés, en Bengasi, a pesar del atentado, asistieron varias personas a Misa, en su mayoría libios que quería mostrar su solidaridad a los pocos sacerdotes y religiosas que quedan", dijo el Vicario Apostólico. Esta actitud de los cristianos libios es heroica.

Lo mismo que la de los cristianos de Nigeria, que en los últimos tiempo han sido atacados por la milicia yihadista de Boko Haram. Por eso, las tropas del Ejército de Nigeria mantienen una ofensiva militar en el noreste del país, que comenzó el pasado jueves contra este grupo radical islámico. Hasta el momento, el ejército nigeriano ha tomado el control de 17 localidades de la zona, según ha informado el diario local «Leadership».

Las tropas fueron desplegadas después de que el presidente nigeriano, Goodluck Jonathan, declarara el estado de emergencia el pasado martes en tres de los estados nigerianos que más han sufrido los ataques de Boko Haram: Adamawa, Borno y Yobe. El Ejército nigeriano asegura que la milicia yihadista se encuentra sumida en el «desconcierto» y «a la huida» del país, como resultado de la mayor ofensiva lanzada contra sus simpatizantes, publicaba ABC.

Recordemos que desde hace meses la guerrilla islamista de Boko Haram ha impuesto la Sharia, ley islámica, en varias regiones en las que ha tenido control, al norte de Nigeria. Los rebeldes yihadistas comenten periódicamente atentados contra las comunidades cristianas, minoritarias en el país, para forzar su salida de la región con la intención de convertir la zona en un califato.

La persecución a los cristianos, por el solo hecho de su fe en Cristo, continúa en el mundo. Urge que los cristianos les apoyemos, al menos, con nuestra oración.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]