• Además, despido de 300 autónomos de su red de distribución y la rebaja salarial de un 15% para los 1.500 restantes.
  • Acuerdo definitivo con los sindicatos que aparca el concurso de acreedores.
  • Lo ocurrido en Panrico constituye otro ejemplo de empresa vaciada por un fondo de capital riesgo.
Panrico ha aparcado el concurso de acreedores tras lograr esta madrugada un acuerdo definitivo con los sindicatos sobre el plan de ajuste propuesto por la compañía, que incluye el despido de hasta 745 trabajadores de una plantilla de más de 2.000 empleados y una rebaja salarial de hasta el 18% para el resto.

A los 745 despidos que incluye el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en la plantilla se suma el despido de 300 autónomos de su red de distribución y la rebaja salarial de un 15% para los 1.500 restantes.

En concreto, la dirección de la compañía especializada en pan de molde, bollería y galletas ha logrado que el acuerdo sea definitivo y vinculante, después de que la mesa negociadora lo haya respaldado con nueve de sus trece miembros.

El fondo estadounidense de capital riesgo Oaktree Capital es el accionista mayoritario y propietario de Panrico. En junio de 2013, Oaktree Capital Management se convirtió en el único accionista de Panrico. El fondo estadounidense anunció que había llegado a un acuerdo con los inversores del grupo de pan de molde y bollería para capitalizar los 90 millones de euros de deuda que tenía contraído. Ese paso le aseguró incrementar su participación del 86% al 100%.

Según algunas informaciones, el problema de la empresa es que redujo a la mitad sus ventas. Entre 2008 y 2012, acumuló unas pérdidas de 700 millones de euros y la facturación empezó a bajar.

Ante el impago de nóminas, los trabajadores respondieron con movilizaciones. A lo que la empresa dejó claro que tendría que llevar a cabo una liquidación ordenada de la empresa.

Finalmente, tras las negociaciones entre empresa y trabajadores, se ha llegado al acuerdo citado. Pero lo cierto es que los fondos de capital riesgo, muchas veces, aterrizan en una compañía, le sorben la sangre, reducen la producción y luego la liquidan. Es decir, para lograr beneficios se dedican al vaciamiento de empresas.

Andrés Velázquez
[email protected]