• La Casa Blanca impone a su Bechtel para fastidiar el contrato europeo.
  • La influencia norteamericana sobre su antiguo Canal sigue siendo evidente.
  • Recordemos que esta empresa participó en el concurso por las obras, con una oferta de 4.200 millones de dólares y fue finalmente una de las derrotadas.
  • Mientras que la ganadora fue Sacyr, que ofreció 3.120 millones de dólares.
  • Cuando la española se adjudicó las obras, desde Bechtel señalaron que esa cuantía no daba ni para "poner el hormigón".

Las obras del Canal de Panamá llevan ya bastante tiempo en el punto de mira de los medios de comunicación, pero ahora están más de actualidad tras la ruptura de las negociaciones por parte de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) el pasado miércoles, como les informamos en Hispanidad.

Este viernes ha salido a la palestra de esta crisis la empresa norteamericana Bechtel como posible sustituta de Sacyr, que lidera el consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC), en las obras del Canal de Panamá. Además Bechtel cuenta con el respaldo de la Casa Blanca, pues el embajador estadounidense en Panamá, Jonathan Farrar, visitó las obras hace una semana, en plenas negociaciones entre el consorcio y la ACP, junto a su administrador principal, Jorge Quijano.

Esto demuestra que la influencia norteamericana sobre su antiguo Canal sigue siendo evidente. Recordemos que esta empresa participó en el concurso por las obras, con una oferta de 4.200 millones de dólares y fue una de las derrotadas. Mientras que la ganadora fue Sacyr, que ofreció 3.120 millones de dólares.

En el momento en que la española se adjudicó las obras, desde Bechtel señalaron que esa cuantía no daba ni para "poner el hormigón". Ahora parece que Bechtel quiere tomarse la revancha y entra en el conflicto paraintentar sustituir a Sacyr, la cual denuncia que de esta manera la obra sería más costosa y se retrasaría más allá del plazo de 2015, según informa ABC.

En la mañana del viernes Sacyr ha mandado un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) donde señala que ha enviado una nueva propuesta a la Autoridad del Canal, que recoge las inquietudes de la ACP y proporciona los fondos necesarios para terminar la obra del tercer juego de exclusas.

Ambas partes del conflicto son partidarias de querer continuar las negociaciones, pero la aparición de Bechtel no calma el panorama. El embajador de Panamá en España, Roberto Eduardo Arango, declaró en Onda Cero que "como todo tipo de gran obra, tendrá un escenario alternativo de cómo terminarla, aunque no con quién específicamente". Aunque lo podemos dudar por los contactos que hemos señalado de la ACP, en concreto, del señor Quijano, con la estadounidense Bechtel.

Pero también es de destacar las declaraciones del propio Quijano a Reuters, en las que ha comentado que el canal podría obtener por sí mismo financiación para los 1.500 millones de dólares necesarios para completar el proyecto de construcción.

Cristina Martín

[email protected]