• El Ejecutivo panameño está dispuesto a revelar cuentas bancarias secretas de funcionarios venezolanos.
  • El ministro de Presidencia de Martinelli, Roberto Henríquez, afirma: "Con qué cara Maduro quiere hablar de corrupción, cuando han usado el centro bancario para ocultar fortunas".
En los últimos días se ha producido una disputa entre los mandatarios de Panamá y de Venezuela. Esto no es raro si tenemos en cuenta la incontinencia verbal del actual presidente venezolano, Nicolás Maduro, heredada -hasta en la entonación- de su antecesor, Hugo Chávez.
El caso es que Maduro cortó las relaciones con Panamá con el argumento de que el país centroamericano había actuado contra Venezuela al solicitar a la Organización de los Estados Americanos debatir la crisis que enfrenta esa nación tras un mes de protestas callejeras en las que han muerto 21 personas: "Un presidente de derecha, que no es digno de su pueblo, está creando condiciones para que la OEA y otros organismos internacionales den un paso de intervención. Se trata del presidente de Panamá. He decidido, frente a la conspiración abierta del canciller, romper relaciones diplomáticas y comerciales con Panamá", exclamaba Nicolás Maduro.
Por su parte, el presidente panameño, Ricardo Martinelli, dijo el viernes que espera que la decisión de su par venezolano de romper relaciones diplomáticas no sea una excusa para evadir compromisos multimillonarios con empresarios panameños, mientras el Gobierno venezolano ordenó la suspensión de todas las transacciones económicas y divisas con esa nación.
Pero lo último ha sido que el Gobierno panameño está dispuesto a revelar cuentas bancarias secretas de funcionarios venezolanos. Según denunció el ministro de Presidencia de Martinelli, Roberto Henríquez (en la imagen), funcionarios de Venezuela recurrieron a un banco panameño para ocultar dinero no declarado. "Con qué cara Maduro quiere hablar de corrupción, cuando han usado el centro bancario para ocultar fortunas. Han saqueado su país", dijo el ministro a Telemetro, según difundió el portal América Tevé.
Según Henríquez, "Maduro ha puesto a Venezuela al servicio de un grupito, que es el que lo apoya, que controla el país a través de las armas, y mucho de ese dinero está en el centro bancario". "Han sacado recursos de Venezuela y los han puesto a buen recaudo en otros centros bancarios, preparándose para posibles eventualidades de un pueblo que ya lo está desbordando", agregó Henríquez.
El Gobierno de Martinelli podría usar esos fondos para pagar la deuda de más de 1.000 millones de dólares que empresarios venezolanos tienen con la Zona Libre de Colón (la zona franca más grande del continente).
Esto se pone interesante...
José Ángel Gutiérrez
[email protected]