• Los chicos de Francisco González consideran que el Ejecutivo cerrará el ejercicio anterior con un déficit alrededor del 7%.
  • De esta manera, España superaría el 6,5% que tiene comprometido con Bruselas. Un segundo fracaso consecutivo. 
  • Ojo, y si no cumplimos el déficit se precisarán nuevos ajustes.
  • El servicio de estudios del BBVA explica que, por primera vez desde el inicio de la crisis, existe un sesgo al alza sobre las previsiones de crecimiento de la economía española.
  • Estiman que esta crecerá un 0,9% en el 2014 y un 1,9% en el 2015.
  • Esto permitiría crear empleo de manera sostenida, aunque no reducirá notablemente la tasa de paro, que se situará en estos dos años en el 25,6% y 24,8%, respectivamente.
  • Además. han resaltado que resulta crucial, para consolidar la recuperación en marcha, profundizar en las reformas estructurales, sobre todo en la próxima reforma fiscal.

Este martes BBVA Research, el servicio de estudios del grupo BBVA, ha presentado en rueda de prensa su informe 'Situación España', correspondiente al primer trimestre del 2014. En este estudio, la entidad que preside Francisco González (en la imagen) le da un palo al Gobierno, pues afirma que España no cumplirá con el objetivo de déficit que tenía marcado para el 2013 (6,5% del Producto Interior Bruto (PIB)).

El informe que han presentado el economista jefe del grupo, Jorge Sicilia, y el economista jefe del Departamento de Economías Desarrolladas, Rafael Doménech, considera que el Ejecutivo de Mariano Rajoy cerrará el ejercicio anterior con un déficit público del conjunto de las Administraciones Públicas (AAPP) alrededor del 7% del PIB, excluidas las ayudas al sector financiero.

Esta estimación podría disminuir o incrementarse cuando se conozcan los datos oficiales del déficit público, que pronto conoceremos. Según sea este, "a mayor desviación del déficit en 2013, mayor esfuerzo en 2014", ha señalado Doménech. Sin duda, con estos datos el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, debe estar todo menos contento, pues siempre ha declarado, por activa y por pasiva, que se iba a cumplir este objetivo y lo ha dicho en muchas ocasiones.

Respecto al déficit público para este año, las previsiones del BBVA Research sostienen que, una vez excluidas las ayudas financieras, se situaría en torno al 5,8% del PIB, es decir, en línea con el objetivo. Pero de nuevo se darían problemas en el 2015 para cumplir con el objetivo acordado para ese año (4,2% del PIB), pues estiman que el déficit se situará en el 5,1% por la corrección del deterioro fiscal y la compensación del incremento del pago por intereses de la deuda.

El servicio de estudios explica que, por primera vez desde el inicio de la crisis, existe un sesgo al alza sobre las previsiones de crecimiento de la economía española y estiman que esta crezca un 0,9% en el 2014 y un 1,9% en el 2015. Esta mejora se debe a una aceleración del crecimiento económico global, un entorno de mayor certidumbre que ha permitido que la demanda interna reduzca su lastre sobre el crecimiento y un punto de inflexión en los flujos de nuevo crédito.

"Los riesgos son mucho menos extremos que en los años 2012 y 2013", ha comentado Jorge Sicilia, "y hay sesgos al alza", ha añadido. Estos sesgos son: las exportaciones, que previsiblemente continuarán creciendo y tienen una gran diversidad, tanto geográfica como de productos; el aumento del ahorro por parte de las familias y empresas y también de la riqueza financiera (24,8%); mayor certidumbre y menores tensiones financieras; mayor dinamismo de la inversión; mejora de los flujos de nuevas operaciones de crédito; y creación de empleo neto por la moderación salarial que ha propiciado la reforma laboral.

En cuanto a la economía global, el economista jefe del grupo BBVA ha referido que esta "va a acelerarse a niveles entre el 3,5% y el 4% del PIB". Estados Unidos (EEUU) se estima que tenga un crecimiento del 2,5%, China tendrá una tasa menor (7,6%) porque aún tiene retos por delante, ya que tiene que someterse a un proceso de cambio, mientras que Europa crecerá un 1%, una mejora relativa respecto al 2013 (0,4%).

Respecto a la evolución del mercado laboral, será posible hablar de creación de empleo neto por la moderación salarial que ha propiciado la reforma laboral, la cual se aprobó hace dos años. Aunque esto no reducirá notablemente la tasa de paro, que se situará en el 2014 será del 25,6% y del 24,8% en el 2015.

Desde el BBVA han afirmado que "la reforma laboral ha sido positiva" y que los salarios de cada trabajador tienen que ir ligados a la productividad. "La evolución del empleo es más importante que la evolución de los salarios, mientras tengamos el problema de empleo que tenemos", han señalado.

Además han resaltado que es crucial para consolidar la recuperación en marcha profundizar en las reformas estructurales, sobre todo la próxima reforma fiscal. Esto se concreta en que hay que continuar el proceso de desapalancamiento y mejora financiera y así atraer inversiones extranjeras directas, reformar las AAPP, lograr la consolidación fiscal, acometer los ajustes que mejoren la competitividad y los que permitan crear más empleo y de mayor calidad.

Cristina Martín

[email protected]