• En Marruecos hay unas "bien estructuradas organizaciones criminales" que se ocupan de transportar y canalizar a los miles de inmigrantes que huyen de sus países, según revela hoy lunes El País.
  • Alrededor de 30.000 subsaharianos están asentados en Marruecos a la espera de poder entrar clandestinamente en Europa, en la mayoría de los casos a través de Ceuta y Melilla.
  • Los socialistas reclaman al Ministerio del Interior las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad de la valla fronteriza el pasado 6 de febrero.
Continúa la presión migratoria sobre España. La cifra de inmigrantes que ha accedido a Melilla a primera hora de este lunes se eleva a un centenar, según la Asociación Unificada de la Guardia Civil en Melilla (AUGC). El centenar de inmigrantes espera ahora en la puerta de Comisaría para que se les abra el "expediente de expulsión" que les permita tener acceso al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) y en un futuro próximo salir a la Península.

Estas 100 personas forman parte de un grupo de más de 200 inmigrantes de origen subsahariano que sobre las 06.00 horas han intentado entrar en Melilla saltando la doble valla de seis metros de altura cada una y de los cuales la mitad fueron repelidos por la Guardia Civil y por las fuerzas de seguridad de Marruecos.

Los hechos concuerdan con la información revelada hoy por El País según la cual alrededor de 30.000 subsaharianos están asentados en Marruecos a la espera de poder entrar clandestinamente en Europa, en la mayoría de los casos a través de Ceuta y Melilla. Tras el reciente salto a la valla fronteriza de Ceuta, que por ahora se ha saldado con la muerte de 15 africanos ahogados en la playa del Tarajal, todos los informes resaltan la "enorme presión migratoria" que hay en torno a las dos ciudades autónomas españolas. En Marruecos hay unas "bien estructuradas organizaciones criminales" que se ocupan de transportar y canalizar a los miles de inmigrantes que huyen de sus países. 

La semana pasada, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, reveló detalles de cómo actúan estas mafias: "Los inmigrantes subsaharianos que cuentan con medios económicos optan por embarcaciones a motor o esconderse en el doble fondo de coches. Los que no tienen medios asaltan la valla". "Un flotador cuesta a los inmigrantes entre 25-45 euros. Esta cifra sube a 1.000 euros si es una embarcación. Falsear documentos cuesta unos 6.000 euros".

Como hemos dicho en otras ocasiones, se puede exigir a Marruecos que persiga a las mafias que operan en su territorio. Porque su pasividad con ellas empieza a resultar sospechosa de, por ejemplo, utilizar la presión migratoria sobre España en beneficio propio (por ejemplo, para reivindicar Ceuta y Melilla).

Todo esto ocurre después de que la Fiscalía de Ceuta y el Grupo Socialista en el Congreso reclamen hoy al Ministerio del Interior las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad de la valla fronteriza el pasado 6 de febrero, durante el intento de entrada masiva de inmigrantes subsaharianos a la ciudad autónoma que fue repelido por la Guardia Civil y que hasta el momento ha causado 15 víctimas mortales.

La Fiscalía pedirá al Juzgado de Ceuta que instruye las diligencias por la tragedia que solicite a la Guardia Civil todo "el material videográfico" que pueda existir del suceso. El PSOE presentará en el Congreso una petición para que el Gobierno entregue las "grabaciones íntegras de los sucesos sin ediciones ni cortes".

Resulta hipócrita la actitud del PSOE, por cuanto cuando ellos gobernaban actuaron de forma similar al PP.

Andrés Velázquez
[email protected]