Un tipo cristiano, culto, con un buen bagaje intelectual y amplia experiencia, también en política. Es uno de los promotores del nuevo partido VOX. He hablado con él, al rebufo de las sorprendentes declaraciones de don Santiago Abascal, presunto mandamás del entramado, espero que por poco tiempo.

Le hablo del derecho a la vida y me empieza diciendo que, por supuesto, en sus programas no figura otra cosa que el derecho a la vida. Ahora bien, que hay gente, que, en conciencia, pueda pensar otra cosa y que no por ello les van a expulsar del partido.

Eso -le digo- sería tanto como repetir el viejo aforismo de la excandidata demócrata a la vicepresidencia de los estados Unidos, Geraldine Ferraro.

Para esta mujer, católica, se buscó un argumento luego repetido hasta la saciedad: "como católica, estoy contra el aborto pero no puedo obligar a que una mujer con otros principios no aborte".

En primer lugar, no hace falta ser católico para ser próvida pero, en segundo lugar, lo que no ha quedado tan para la historia, y debería haber quedado, es la repuesta de la prensa abortista norteamericana. Podríamos resumirlo así: "Mire usted, señora Ferraro, su argumento no nos sirve. Es igual que si, cien años atrás, usted hubiera dicho: "Como católica, no puede tener esclavos, pero no puedo prohibir a otros que, con otros principios, los tengan".

Insisto en que estoy hablando con un hombre serio, profundo, al que si preguntan si es abortista responderá, raudo, que no. Pero claro, no quiere imponer sus principios a todo el mundo. Es curioso, porque un partido político, y VOX lo es, se funda precisamente para eso: para proponer unos principios e imponer unas leyes. Propones en periodo electoral e impones en el Gobierno, cuando haces el BOE.

Desengáñense. VOX es un partido abortista y homosexualista. Y si no, que me repliquen, pero no con apelaciones a la conciencia, por favor. Que me digan qué es lo que proponen para concretar ese principio del derecho la vida. Pues que el derecho a la vida de 'todos' ya está previsto en la Constitución. Y no parece que lo hayamos cumplido, ¿verdad

Conclusión: los chicos de VOX parecen más conservadores que tradicionales: la unidad de España les preocupa más que el derecho a la vida. Mal empezamos, Santi Abascal. ¿Así que todo lo que se te ocurre sobre la vida es apoyar la mortífera reforma Gallardón Mira, muchacho con esa tibieza y, perdóname, con esa mariconada del abortito sí aunque aborto no, tú no aguantas ni un minuto en esta carrera de fondo que implica la defensa del más débil, que sólo es apta para gente recia.

Eulogio López

[email protected]