Las inversiones se destinarán a la próxima generación del Astra y del Insignia

"La planta de producción de motores y componentes en Kaiserslautern desempeña un papel fundamental en la implantación de la ofensiva de producto de Opel", afirma la marca en un comunicado este miércoles.

Concretamente, la inversión irá destinada a la construcción de componentes de carrocería y estructuras de los asientos delanteros para la próxima generación del Astra, así como a la fabricación de ejes y componentes de carrocería para la próxima generación del Opel Insignia. Una parte de la inversión irá, también, a la producción de nuevos motores Euro-6 de la familia de motores diesel de 2.0 litros.

La planta de Kaiserslautern cuenta en la actualidad con 2.200 empleados y fabrica componentes y motores para los modelos ADAM, Astra, Zafira, Insignia, Corsa y Meriva. Estos dos últimos también se fabrican en la fábrica que tiene la firma en Figuerueles, Zaragoza.

Pablo Ferrer

[email protected]