Seguirá poseyendo un 3% de la cablera, a través de Multitel (9,5%) donde tiene comprometidos a sus socios hasta 2011. El presidente, José María Castellano, ha presentado el martes 17 unos resultados que han agradado a los fondos propietarios. Descienden los clientes pero suben los servicios por unidad. Ahora falta renegociar la deuda bancaria y, después, salir a Bolsa

La nueva ONO, presidida por José María Castellano y con Rosalía Portela de consejera delegada, ha llegado a un acuerdo con el anterior presidente, Eugenio Galdón, que abandonará la compañía: Galdón cobrará 3 millones de euros en concepto de indemnización y de incentivos pendientes de cobro. Con su marcha se cierra una etapa de la empresa cablera más importante de España.

Eso sí, Galdón, fundador de la firma, muy contestado por los fondos de capital-riesgo que controlan la compañía (más del 80% del capital) continuará como accionista minoritario. Posee un 3% del capital, integrado en Multitel, que, en total, posee un 9,5%. El acuerdo firmado con todos los socios de Multitel le permite mantener la representatividad hasta el 31 de diciembre de 2010, aunque algunos de sus compañeros de viaje, entre los que se cuenta Alicia Koplowitz o los hermanos Rodríguez Inciarte (Matías y Juan) no están muy felices, dado que han perdido dinero.

Por otra parte, el acuerdo ha llegado justo cuando ONO ha presentado unos resultados que permiten ver la salida del túnel sin necesidad de hacer más recortes de plantilla. El equipo directivo que lideran José María Castellano y Rosalía Portela, procedente de Telefónica, ha reducido el número de clientes pero ha aumentado los servicios por cliente.

Ahora queda cerrar la renegociación de deuda antes de que termine al año y luego salir a Bolsa con el propósito de que los fondos de capital-riesgo recuperen capital.

Eulogio López

eulogio@hispanidad.com