• La CE saca a España de la lista de países con "desequilibrios macroeconómicos excesivos".
  • Aunque reconoce que "España ha hecho mucho en las reformas económicas", pide reformas adicionales en el mercado laboral.
Esa alegría de la huerta que es el comisario europeo de Economía, Olli Rehn (en la imagen), ha presentado hoy miércoles las conclusiones de la revisión en profundidad que su departamento ha llevado a cabo sobre los desequilibrios macroeconómicos en 17 países de la UE, en aplicación del marco europeo de vigilancia económica.

Pues bien: la CE ha sacado a España de la lista de países con "desequilibrios macroeconómicos excesivos", al considerar que ha hecho un importante ajuste en 2013. Ello significa que Bruselas aleja la posibilidad de sanciones, que podrían haber ascendido hasta el 0,1% del PIB.

¿En qué ha mejorado España "En varias dimensiones, el ajuste de los desequilibrios identificados el año pasado como excesivos ha avanzado claramente y el retorno a un crecimiento positivo ha reducido los riesgos"; y considera que el ajuste de los balances del sector privado está avanzando, aunque avisa de que "el alto paro y la caída de ingresos han limitado el ritmo de desendeudamiento de los hogares".

El ejecutivo comunitario también ha avisado en particular de los "riesgos" que suponen la elevada deuda pública y privada y el alto nivel de paro para el crecimiento y la estabilidad financiera, sobre los que pide "medidas decisivas" para corregirlos, por lo que ha recomendado reformas adicionales en el mercado laboral.

Preguntado en rueda de prensa por qué quiere decir con esa 'reforma de la reforma' laboral española, Rhen se ha ido un poco por las ramas y no ha concretado mucho. "España ha hecho mucho en las reformas económicas, y las exportaciones han empezado a crecer. Vemos que la actividad económica aumenta, hay una recuperación de la demanda interna, y en los últimos días también hemos podido asistir a buenas noticias relativas al empleo. La tendencia parece que se está invirtiendo".

No obstante, ha añadido: "Hay grandes desafíos por lo que se refiere al funcionamiento del mercado laboral y hay que mejorar la competitividad", aludiendo a la necesidad de contener los "costes salariales".

Otra vez con la matraca de los costes salariales. Si se refiere Rhen a recortar las cargas sociales -como ayer dijo la directora del FMI, Christine Lagarde- bien; si ha querido decir que todavía hay que bajar más los sueldos de los españoles, que se lo aplique a él.

Por lo demás, la Comisión Europea calificó de excesivos los desequilibrios macroeconómicos de Italia, en especial por su elevada deuda, y pidió de nuevo a Alemania medidas para reducir su persistente superávit por cuenta corriente.

Andrés Velázquez
[email protected]