• Un centenar de jefes de Estado y de Gobierno despiden este martes a Nelson Mandela.
  • El príncipe Felipe: "Ha sido para mí personalmente un honor y un privilegio conocerle".
  • Ban Ki-moon: "Mandela nos enseñó dando ejemplo para conseguir libertad, justicia y democracia".
Un centenar de jefes de Estado y de Gobierno despiden este martes a Nelson Mandela, el hombre que derrotó al apartheid en Sudáfrica, con una ceremonia que se celebra en el estadio Soccer City de Soweto. Entre ellos, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy; y el Príncipe Felipe.

En el funeral ha habido intervenciones de los presidentes de EEUU, Barack Obama; Brasil, Dilma Rousseff; así como de familiares y amigos de Mandela.

El presidente de EEUU, Barack Obama ha pronunciado un discurso en el que, entre otras cosas, ha afirmado: "Madiba liberó no sólo a los presos, sino también a los carceleros". "Tenemos que preguntarnos cómo aplicamos las enseñanzas de Madiba en nuestra propia vida. Yo me lo pregunto como hombre y como presidente".

Obama ha proseguido: "Hay muchas personas que abrazan con felicidad el legado de Madiba pero que se resisten a hacer reformas modestas que acaben con la pobreza y desigualdad, hay líderes que muestran solidaridad con la lucha de Mandela por la libertad pero no liberan a su propio pueblo". Poco antes, Obama había saludado al presidente de Cuba, Raúl Castro al subir al estrado, por primera vez en la historia. ¿Se estaba refiriendo el presidente de EEUU a Castro con estas palabras

También ha intervenido el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon: "El arcoiris es el símbolo de la pena y gratitud que siento". "Ningún estadio ni el más grande de África podría albergar nuestro dolor hoy. Sudáfrica ha perdido a un padre. El mundo ha perdido a un querido amigo", asegura. Y continúa: "Mandela era uno de nuestros mayores profesores. Nos enseñó dando ejemplo para conseguir libertad, justicia y democracia". "Nelson Mandela luchó a lo largo de su vida por todos y cada uno de nosotros, y tenemos la obligación de mantener su recuerdo".

Por su parte, en declaraciones a TVE, el príncipe Felipe de España ha afirmado: "Ha sido para mí personalmente un honor y un privilegio conocerle".

Mandela fue sin duda un gran hombre que perdonó a sus enemigos, como pide el Evangelio de Cristo, cosa nada fácil, con hechos y palabras. También evitó un derramamiento de sangre e impidió una guerra civil en Sudáfrica. Solo por estos hechos merece un gran reconocimiento.  

Aunque se corre el peligro de que algunos quieran utilizarlo como adalid del Nuevo Orden Mundial.

Andrés Velázquez
[email protected]