• El patrón oro se queda para otro siglo.
  • Yellen es actualmente la número dos de Bernanke y uno de sus máximos apoyos en la política de estímulos monetarios.
  • Las bolsas aplauden el nombramiento.
  • Pero aumentar el océano de liquidez sólo provocará que la crisis se haga permanente.

Janet Yellen (en la imagen) será la nueva presidenta de la Reserva Federal (FED), tras la marcha, después de ocho años, de Ben Bernanke el próximo 31 de enero. La actual vicepresidenta de la FED se ha declarado estar especialmente preocupada por el paro, por lo que apuesta firmemente por continuar aplicando los estímulos monetarios. En pocas palabras, quiere seguir inundando el mercado con dinero, como si así pudiese poner remedio al desempleo.

Hay que tener en cuenta, además, que para un político norteamericano es muy fácil apoyar la emisión de dinero porque lo que emiten son dólares, la moneda más reconocida del mundo. En cualquier caso, el nombramiento de Yellen elimina cualquier esperanza para la vuelta al patrón oro.

La decisión de Obama ha animado a las bolsas, que registran números verdes ante la prórroga del 'manguerazo'. Cuando se escriben estas líneas, el IBEX sube un 1,22%.

Pero no saldremos de la crisis a base de más liquidez. Inyectar más dinero en el mercado -en un mercado ya inundado de liquidez- sólo provocará una cosa: una crisis permanente. Y Yellen, a sus 67 años de edad, no se perfila como la persona que vaya a poner fin a la situación.

Pablo Ferrer

pablo@hispanidad.com