• El viaje del presidente de EEUU a África tiene la finalidad de contrarrestar la creciente influencia  económica de China en el continente negro.
  • Los chinos ofrecen ayuda a los africanos en infraestructuras, hospitales, etc., a cambio de recursos naturales.
  • Eso sí, Obama se acuerda de Mandela y destaca que "perdonó a sus carceleros y eso me ha dado el sentimiento de lo que es posible (lograr) en el mundo".
  • La UE ha ayudado militarmente en el Océano Índico contra los islamistas y Francia en Malí contra los yihadistas.
  • El periodista de Mundo Negro, Jean Arseme, destaca la ayuda de las ONGs y de los misioneros, que al trabajar en lugares de África complicados "ponen en peligro su vida, que sacrifican por una misión y una vocación para ir predicando el Evangelio: eso es amor".
El presidente estadounidense Barack Obama (en la imagen) ha empezado en Dakar (Senegal) una gira por África subsahariana que le llevará también a Sudáfrica y Tanzania. Obama, de padre keniano, tiene previsto llegar el viernes por la tarde local a Sudáfrica, donde permanecerá el sábado y el domingo.



No obstante, se ha sabido que el mandatario estadounidense no visitará a Nelson Mandela, ingresado desde el pasado día 8 en un hospital de Pretoria por una recaída de una infección pulmonar, y que se encuentra en estado "crítico pero estable", informó la Presidencia de Sudáfrica en el último comunicado.



El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, rindió tributo en Dakar al exdirigente sudafricano Nelson Mandela, hospitalizado en estado crítico, a quien calificó de "héroe para el mundo". "Él es uno de mis héroes personales, un héroe para el mundo. Su legado durará siglos", afirmó Obama al ser preguntado por Mandela durante una rueda de prensa conjunta con el presidente de Senegal, Macky Sall. "Mandela perdonó a sus carceleros y eso me ha dado el sentimiento de lo que es posible (lograr) en el mundo", agregó Obama, quien dijo que acompaña "al pueblo sudafricano en sus oraciones".



El presidente de EEUU también se ha referido a la situación del continente africano: "El mundo no tiene suficientemente en cuenta los progresos democráticos realizados en África", apuntó Obama, quien lamentó la pésima imagen del continente que suele difundir la prensa extranjera. “Salvo en caso de crisis —criticó—, África no llama la atención a nuestros medios de comunicación".



En Hispanidad hemos hablado con un experto en África, el redactor de Mundo Negro -la revista de los Misioneros Combonianos- Jean Arseme, natural de Costa de Marfil, que nos ha contado quiénes son los que están ayudando realmente a África ya que se trata de "una ayuda variada y en distintos ámbitos".



En el ámbito político-militar, Arseme ha destacado la ayuda de la UE en el Océano Índico intentando aportar una cierta seguridad ante los ataques de algunos grupos islámicos que "asaltan barcos, e incluso secuestran gente. Y eso afecta a la economía de países como Kenia o Somalia". También ha destacado la actuación en el norte de Malí del ejército francés, "para frenar el avance de grupos islámicos terroristas".



Otros países con problemas de yihadismo, ha recordado, son Níger, Chad, o el norte de Nigeria con Boko Haram. "Esta cooperación es la que yo califico de político-militar, apoyo logístico y en ocasiones ayuda directa en el campo de batalla". No obstante, el periodista cree que "más que mirar hacia afuera" en busca de apoyo para combatir al yihadismo, "los africanos tenemos que ser responsables nosotros. Tenemos que reforzar nuestras cooperaciones". "Los africanos tenemos que unirnos y cuando tengamos limitaciones, entonces podemos solicitar una cooperación político-militar. Si no, siempre estaremos dependiendo de los demás".



En el aspecto económico, el experto en África ha señalado que "hablar de ayuda en economía es una farsa porque quien da dinero espera algo a cambio. Es más bien una cooperación, un intercambio". "Nadie hace nada gratis". En ese sentido, ha destacado la ayuda de la UE y también la de China, que "últimamente está entrando muy fuerte" en inversión o condonación de deuda, etc. Sobre China ha añadido que "coopera en la construcción de infraestructuras, como carreteras, hospitales, edificios administrativos, pero a cambio se está llevando muchos recursos naturales. China se está convirtiendo en el mayor consumidor de petróleo que se produce en África".



"No nos olvidamos de la presencia importante de Brasil", aunque "desde que se fue Lula a Silva ha bajado". "Brasil ha comprado muchas tierras en Angola y Mozambique, donde se están desarrollando grandes plantaciones para luego convertirlo en agrocombustible". Otro país que aporta algo en el ámbito económico, aunque "en menor medida" es la India, ha apuntado.



Acerca de si EEUU ha ayudado a África en los últimos años,  Arseme ha afirmado que lo que está haciendo es "intentar hacer algo". No obstante, desde el año 2000, EEUU está intentando llevar a cabo su Programa de la unidad Ley de Crecimiento y Oportunidad en África (AGOA), una Ley de Comercio exterior que mejora significativamente el acceso al mercado norteamericano para los productos de 39 países del África Subsahariana (SSA).



La ley inicialmente abarcaba un periodo de 8 años (de octubre de 2000 a septiembre de 2008), pero las enmiendas promulgadas por el ex-presidente de Estados Unidos, George W. Bush en julio de 2004 ampliaron la AGOA hasta 2015. Según Arseme, "ahora, lo que quiere hacer es, ante la gran presencia china en el continente, contraatacar. De momento, este viaje de unos cinco días de Obama es el que va tratar de consolidar" esa intervención económica, que no es tan influyente como la de los chinos o la de los brasileños.



En lo que respecta al ámbito humanitario, el periodista marfileño ha subrayado la labor de las ONGs: "Acnur, Intermon Oxfam, Acción contra el Hambre, etc". Y la de los misioneros, que también están afrontando la persecución a los cristianos en algunas zonas de África: "Son situaciones difíciles. Afortunadamente eso ocurre en una parte ínfima de este continente de 54 países. Pero es cierto que al trabajar en zonas como el norte de Nigeria o en Somalia -donde apenas quedan misioneros- ponen en peligro su vida, que sacrifican por una misión y una vocación para ir predicando el Evangelio. Eso es amor. Y no hay mayor amor que dar la vida por sus semejantes".



José Ángel Gutiérrez

[email protected]