• Y si Fernando Restoy responde, presentarán una oferta vinculante conjunta, no cada uno por su lado, como hasta ahora.
  • No admiten el último cambio del FROB, del martes por la tarde. Consideran que les han utilizado para favorecer a Santander, BBVA y Caixabanc.
  • Los tres fondos se han divorciado de Guggenheim, que ha utilizado a Banesco para evitar el exigido aumento de recursos propios.

La paciencia de tres de los cuatro fondos que han acudido a la subasta de Novagalicia -Anchorage, JC Flowers y WL Ross- se ha terminado. No están dispuestos a admitir el último cambio del FROB, anunciado el martes 19. Consideran que Fernando Restoy (en la imagen), presidente del FROB, les ha utilizado para favorecer a los dos bancos que realmente aspiran a quedarse con la entidad gallega, esto es, a BBVA y Caixabanc. El Santander también ha presentado oferta pero perdedora.

Pero, ¿qué significa el comunicado que el FROB envió este martes por la tarde Que los postores no podrán realizar la 'due diligence' en condiciones por falta de tiempo y que se suprime la criba inicial, conocida en la jerga de las subastas financieras como 'manifestación previa de interés'. De esta manera, se pasaría directamente a la criba final.

Los tres fondos exigen, además, que las reglas estén claras. Es decir, si habrá Esquema de Protección de Activos (EPA) y qué tratamiento tendrán los activos fiscales (DTA). Exigen condiciones claras y, sobre todo, que no se les utilice como hasta ahora. En plata: Anchorage, Flowers y Ross consideran que en la primera fase -ahora sólo habrá una- se ha utilizado sus ofertas para ofrecer información a la banca y hacer una subasta a su medida. Incluso hablan de inseguridad jurídica, concepto muy peligroso.

Sólo en ese caso aceptarían presentar una oferta vinculante que, además, sería conjunta. Si no, se retirarán.

El caso de Guggenheim es distinto. De hecho, el divorcio entre los tres fondos mencionados y éste, que en su momento sirvió como coordinador de hasta cinco fondos, buscados por el propio José María Castellano, presidente de NCG Banco, es total. Y es que le acusan de utilizar a Banesco (Etcheverría) para evitar el aumento de recursos propios que pretende imponer Restoy exclusivamente a los fondos. Banesco es minúsculo en España pero es un banco. De esta forma, Guggenheim no tendría que aportar los 800 millones de euros extra que en su día Restoy, en otro cambio de normas a mitad de partido, impuso a los fondos.

Además, la cuestión de fondo: queda por saber si el Gobierno aprobará nuevas ayudas en forma de Esquema de Protección de Activos (EPA) y cuándo se aprobará la nueva normativa sobre activos fiscales (DTA).

Eulogio López

[email protected]