• Eso sí, El FROB exige a los fondos de capital-riesgo que presenten ofertas individuales o una conjunta (Flowers, Anchorage y Ross): el ganador no podrá compartir riesgos, a posteriori.
  • Para vigilar esta norma, ese ganador se someterá a una prueba de idoneidad como banquero.
  • Esto perjudica a la alianza Guggenheim-Banesco.
  • Otra clarificación: pueden hacer dos tipos de ofertas, con o sin NPL.
  • Conclusión: Restoy ha caído en la cuenta de que la decisión sobre quién va a hacerse con NCG Banco será de Moncloa, no del FROB.

Decíamos ayer que tres fondos norteamericanos (JC Flowers, Anchorage y WL Ross) habían dado un ultimátum al FROB. Si lo desean, pueden personalizar el ultimátum en su presidente, Fernando Restoy (en la imagen): o reglas claras o se retiraban de la subasta de Novagalicia (NCG Banco).

Pues bien, Restoy, empeñado en parar el paso a los fondos de inversión como futuros propietarios de Novagalicia -a pesar de lanzar mejores ofertas para el Tesoro público español que las de los bancos- ha tenido que ceder. Ha comprendido que ese dinero público español es el utilizado para salvar los bancos nacionalizados y que, por tanto, será el Gobierno quien decida para quién es el banco que preside José María Castellano.

Esto se ha sustanciado en la carta enviada el miércoles, a los tres fondos que habían lanzado un ultimátum: (JC Flowers, Anchorage y WL Ross). En efecto, el FROB objetiva el método de la subasta y, salvo en el tramo de los recursos propios, homologa las condiciones que deberán superar todos los aspirantes, sean bancos o fondos.

Recordemos que son cuatro los fondos que han prestando ofertas: los tres citados más Guggenheim. Ocurre que éste último ha conseguido cabrear a los demás, especialmente tras su última maniobra: aliarse con los venezolanos de Banesco para obtener las ventajas de un banco, siendo fondo.

Eso sí, Restoy ha objetivado el concurso pero exige a los tres fondos que decidan, antes del 13 de noviembre, si realizan una oferta conjunta o van por separado. Hasta ahora han ido cada uno por su cuenta, pero con la intención de que el ganador repartiera riesgo, es decir, capital, con los que se habían quedado sin la medalla de oro, a posteriori.

Pues bien, el FROB no acepta eso: si van por libre y uno de ellos gana, será él el propietario del 100 por 100 de Novagalicia y no podrá revender a los otros. Y para que una vez se hayan hecho con el control no se vuelvan atrás, el ganador tendrá que superar una prueba de idoneidad para ejercer como banquero. En otras palabras, que no podrán sumar a aquellos colegas que no hayan pasado por dicha prueba.

Otra novedad: los NPL. Son los activos, generalmente fallidos, que en libros, por sus provisiones, valen cero. Aunque su valor no sea el de mercado, lo cierto es que pueden ser un buen negocio. Por eso, y aquí sí hay que aplaudir al Banco de España, el FROB recuerda que pueden ofertar con o sin NPL. Pero si lo hacen con NPL tendrán que pujar al alza.

Una cosa está clara, la subasta de la entidad gallega va a marcar el modelo para posteriores subastas en el sector bancario.

Eulogio López

[email protected]