• Y los tres responden que, sin activos fiscales y sin esquema de protección de activos, NCG Banco no les interesa.
  • Vamos, que Mariano Rajoy no quiere que Galicia se quede sin banco.
  • En definitiva, los fondos tienen vía libre.
  • Eso sí, deberán cumplir lo que prometieron: aportar una inversión y permanecer en el accionariado.
  • Pero, por el momento, Núñez Feijóo se sale con la suya y Galicia contará con su banco y con José María Castellano al frente.
  • Y lo que también se vislumbra es un Catalunya Banc abocado al troceo.

Tarde del lunes 28. El FROB comunica a los tres bancos postores en la subasta de Novagalicia Banco -es decir, a Santander, BBVA y Caixabank- que no se beneficiarán ni con activos fiscales (DTA) ni con esquema de protección de activos (EPA). Es decir, que quien quiera hacerse con NCG Banco deberá hacer una oferta contando con que no habrá ayudas públicas.

Respuesta unívoca de Botín, González y Fainé (en la imagen): pues entonces no nos interesa. El FROB que preside de Fernando Restoy replica: allá vosotros. ¿Juegan de farol Probablemente sí, los unos y los otros.

Conclusión: vía libre a los fondos norteamericanos, representados por Guggenheim y buscados por el propio presidente de NCG Banco, y capitán de su saneamiento con fondos públicos, José María Castellano.

Si lo quieren en clave política, tanto el gallego Mariano Rajoy como el gallego Alberto Núñez Feijóo, quieren que Galicia cuente con banco propio.

Pero no está escrita la última línea. Por una parte, a los fondos se les ha advertido que no se aprovechen de la situación. Si quieren controlar NCG Banco deberán hacer su oferta económica y comprometerse a permanecer durante un lapso de tiempo, que tendrá un mínimo de cinco años.

Al fondo queda el caso de Catalunya Banc (CX). Los tres grandes bancos querían NCG Banco, no CX. Si acaso, estaban dispuestos a hacerse con el uno y cargar con el otro. Si son los fondos quienes se quedan con la entidad gallega, lo lógico es que el Ministerio de Economía se vea obligado a trocear a CX y regalarle la parte buena a los bancos y deglutir lo malo... lo que nos saldrá muy caro a todos.

Eulogio López

[email protected]