Sr. Director:
A partir de este lunes 28 podrá adquirirse en las farmacias españolas la píldora abortiva, sin receta médica.

Ya lo anunció en mayo la ministra de Sanidad. Al menos debería decir que se trata de un fármaco que no cura ninguna enfermedad, sino todo lo contrario: sirve para acabar con la vida de un ser humano.

Que incoherencia más terrible, se prohíbe fumar, se prohíbe tomar alcohol, nos quieren vacunar contra la gripe A, para protegernos de nuestra salud y sin embargo ponen en manos de las menores ingerir un cóctel hormonal en cuyo embalaje los fabricantes indican -por si pasa "algo"- la conveniencia de "mantener alejado de los niños.

Puedes asesinar sin receta pero no puedes comprar un ibuprofeno, ni un antibiótico, ni un nolotil.

Este Gobierno actúa de una manera irresponsable porque no sólo el efecto de la píldora es un abortivo, que lo es, sino que además se quiere ocultar el efecto que pueda tener sobre la salud de estas niñas y adolescentes que terminarán tomándola de forma masiva e indiscriminada y sin saber los efectos reales que pueda tener esto en su salud, ha asegurado Esther Fonseca, presidenta de la Asociación Española de Farmacéuticos Católicos.

Elena Baeza

[email protected]