• Aunque el margen de explotación continúa cayendo, la entidad gallega nacionalizada aumentó su beneficio en el primer trimestre.
  • José María Castellano tiene un plan: cerrar al asunto de las preferentes y luego presentar un grupo de fondos americanos dispuestos a compra un 51% del capital.
  • Le apoyan Feijóo y Guindos, pero el Banco de España, para ser exactos, Fernando Restoy, alega que no se puede vender un banco, es decir, depositantes, a un grupo de fondos.

José María Castellano (en la imagen) tiene un argumento más a su favor en la pugna que mantiene con el subgobernador del Banco de España y presidente del FROB, Fernando Restoy en torno al futuro de NCG Banco. Y el argumento no es otro que los resultados trimestrales de la entidad.

El banco que preside Castellano registró un beneficio de 21,2 millones de euros hasta marzo, esto es, más del doble que el registrado un año antes. Eso sí, el margen de explotación ha caído un 7,7% y eso no es bueno. Sí ha sido positiva la fuerte reducción de los costes financieros, que han bajado un 29,4%, que han compensado la caída del 18,2% de los ingresos financieros. El resultado antes de provisiones ha sido de 112,5 millones de euros, un 61,9% superior al registrado en el primer trimestre de 2012.

En cualquier caso, Castellano tiene un plan: cerrar definitivamente el asunto de las preferentes para, acto seguido, presentar un grupo de fondos americanos que están dispuestos a comprar el 51% del capital. Con esta operación, aseguraría la permanencia de NCG Banco como entidad independiente y, además, sería el único banco gallego.

Por esta razón, Castellano tiene el apoyo del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que ve con preocupación cómo en el nuevo mapa financiero español ya no quedan entidades propiamente gallegas.

Pero Feijóo no es el único. También apoya la jugada el ministro de Economía, Luis de Guindos. Enfrente tienen a Fernando Restoy, subgobernador del Banco de España y presidente del FROB. Y es que para Restoy, el plan de Castellano es inviable porque considera que no se puede vender un banco -es decir, unos depositantes- a unos fondos de inversión.

Restoy es más partidario de seguir el modelo CatalunyaBanc que, tras el fracaso de la subasta, se venderá a trozos, tal y como informa El Economista.

Sea como fuere, los resultados del primer trimestre que NCG Banco ha presentado este martes juegan a favor de Castellano.

Pablo Ferrer

[email protected]