A ello se suman los cristianos expulsados, la destrucción de lugares de culto, o el secuestro de sus religiosos, añade el representante de la Santa Sede ante la ONUMons. Silavano Tomasi, representante de la Santa Sede ante la ONU, ha denunciado recientemente ante el Consejo de Derechos Humanos de la organización tanto "serias violaciones de la libertad de culto en general", como "ataques sistemáticos contra comunidades cristianas en particular", sobre todo en África, Asia y Oriente Medio. "Cada año más de 100.000 cristianos son asesinados violentamente por alguna causa relacionada con su fe", dijo el arzobispo, según recoge Catolicos on line.

A estas muertes se suman otras "plagas", dijo Tomasi: cristianos expulsados, destrucción de lugares de culto, o secuestro de sus religiosos, como ocurrió en Siria con dos obispos ortodoxos raptados cerca de Alepo.

Medio Oriente, África y Asia son los lugares donde se producen mayores violaciones contra la libertad religiosa, "fruto del sectarismo, de la intolerancia, del terrorismo y de las leyes de exclusión", explicó Tomasi.

Urge seguir alimentando con oraciones la fe en Cristo de los hermanos cristianos perseguidos.

José Ángel Gutiérrez

[email protected]