• Impresionante respuesta de la sociedad mexicana, que se ha volcado con los suyos.
  • Políticos y periodistas también han aportado su ayuda, al igual que todas las realidades religiosas.
  • La Cáritas y la Iglesia de México han puesto en marcha planes de ayuda urgente.
La catástrofe ha asolado el país hermano de México. El impacto de los huracanes Ingrid y Manuel han dejado, hasta el momento, 97 muertos según las últimas cifras oficiales, 68 desaparecidos, 50.000 evacuados y cientos de miles de damnificados en todo el país.

Pero el tamaño de la catástrofe ha ido parejo al de la solidaridad de los mexicanos con sus compatriotas afectados. Ejemplos hay muchos. Por ejemplo, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera Espinosa (en la imagen), anunció que los mandos medios y superiores de su administración harán un donativo económico para apoyar a los damnificados, recogía La Prensa.

El diario El Universal y sus trabajadores se han solidarizado también con las víctimas y han realizado donaciones y ayudas. También el diario Reforma ha iniciado una campaña similar y otros muchos medios de comunicación aztecas.

Por su parte, casi 400 centros religiosos han sido utilizados como refugios temporales en donde se proporciona alojamiento para los damnificados. Han han sido montados en los Estados de Guerrero, Oaxaca, Hidalgo, Chiapas, Tamaulipas, Veracruz, Colima, Durango y Michoacan.

La iniciativa ha sido presentada por la iglesia católica junto con otras realidades religiosas: metodistas, presbiterianos, baptistas, Asambleas de Dios, Adventista, los Centros de Fe Esperanza y Amor, Ejército de Salvación.

En estos centros de acogida no sólo se da alojamiento para los damnificados, sino también alimentos, ropa
, y se organizan actividades para los niños de familias afectadas. El Ejército de Salvación ha organizado dos unidades de voluntarios que se ocupan de las llamadas "cocinas móviles", en la zona de Guerrero, y darán 10 mil comidas diarias. Otras dos unidades trabajan en Veracruz y Tamaulipas para atender a los más necesitados. Tal vez sea la primera vez que las realidades religiosas han establecido actividades de socorro con tal velocidad y eficiencia para ayudar a las familias que han perdido todo en este momento, informaba Fides.

Por su parte, la Archidiócesis de Tijuana, la principal ciudad del estado mexicano de Baja California, ha organizado la V Jornada por la sanidad en la colonia Miramar, donde se han ofrecido gratuitamente servicios de asesoramiento medico, nutricional y de odontología.

En un comunicado enviado a la Agencia Fides, el responsable local para la pastoral de la salud, ha dicho que la Iglesia, además de tratar el aspecto espiritual, también se preocupa por el bienestar general de la comunidad y, junto con otros grupos humanitarios en los Estados Unidos y México, realiza jornadas médicas en las colonias y en las comunidades más vulnerables de Tijuana. Durante esta V Jornada el objetivo principal ha sido hacer a las personas conscientes de que deben cuidar de su salud, publicaba Fides.

Asimismo, la Cáritas y la Iglesia de México han puesto en marcha planes de ayuda urgente para los damnificados por los devastadores efectos del huracán "Ingrid" y la tormenta tropical "Manuel".

Impresionante la solidaridad y la movilización de los mexicanos para atender a los suyos. Todo un ejemplo pare el mundo.

José Ángel Gutiérrez

[email protected]