Europa ya se rige por el eje Berlín-París: ahora sólo es Berlín

 

Bueno, Berlín y Washington: el entendimiento entre la canciller y el presidente Obama no tiene fisuras. Alemania cambia de estrategia: el euro debe seguir a toda costa y no habrá salida; eso sí, con Alemania al mando. ¿Y la economía? Al servicio de los mercados.

Italia se une al grupo de países (Grecia, Irlanda y Portugal) que han cedido su soberanía económica a Alemania, o, si lo prefieren, a los mercados financieros.Pero la trama grecorromana ya es historia. Ya son países conquistados por Alemania, representantes del poder financiero en Europa. No, el problema ahora es Francia (España no lo es porque se ha convertido en un protectorado germano). La canciller Ángela Merkel ha obligado a Nicolás Sarkozy a lanzar un plan de ajuste que consiste en subir el IVA y bajar las pensiones. Y Nicolás Sarkozy no ha ido más allá porque sabe que puede perder las Presidenciales del próximo año. En Francia no se juega con la cuestión social.

Y es que las cosas han cambiado en Europa. El Gobierno alemán no quiere salir del euro ni implantar una Europa de dos velocidades. Es el país más beneficiado por la moneda única aunque venda la imagen contraria. No, aquí no quiebra nadie, ni países ni bancos. Eso sí, el euro seguirá unido pero quien manda en él es Alemania. Los demás, a ajustarse el cinturón. Un detalle: mientras Sarkozy subía los impuestos indirectos a los franceses, Merkel les bajaba los directos a los alemanes. El duopolio París-Berlín se le ha caído a la capital francesa. Es más, Merkel mantendrá unido el euro y apuesta por una gobernanza global junto a su mejor aliado actual, el presidente norteamericano Barack Obama.

Pero eso ya es otra historia.

Eulogio López

eulogio@hispanidad.com