• Según Toxo (CCOO), "un país en el que el 98% de las empresas no llega a los 25 empleados tiene un grave problema".
  • Los sindicatos quieren un país de grandes compañías.
  • Toxo critica la compra de Campofrío por un grupo chino: "Si esto es liderazgo…".
  • Sin embargo, acierta cuando habla de la 'resignación' del Gobierno frente al desempleo.
  • Méndez (UGT) recuerda que más de un millón de hogares con niños pequeños están pasando dificultades en España.

Un país donde el 98% de empresas no llega a los 25 empleados tiene un grave problema. Lo dice Ignacio Fernández Toxo, secretario general de Comisiones Obreras, durante su intervención en el Seminario de la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), que se celebra en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander.

Su compañero, Cándido Méndez (en la imagen), coparticipante en el acto, insiste en que "o crece el tamaño medio de las empresas españolas o tendremos un grave problema".

Ahora bien, ¿por qué es malo que España sea un país de pymes La pyme es mucho más eficaz que la gran empresa, paga más impuestos en términos relativos, crea mucho más empleo en términos absolutos y resulta mucho más creativa para emprendedores y asalariados.

Eso sí, en las pymes las grandes centrales sindicales nada tienen que hacer. A profesionales, autónomos, emprendedores no les gustan a CCOO y UGT.

Toxo insiste en que a la marca España le falta liderazgo. Y en esto tiene toda la razón: el complejo de inferioridad de los españoles resulta cada día más preocupante. Así, "Toxo recuerda que un grupo chino compra Campofrío: si eso es liderazgo…". Y encima un grupo cuando menos polémico. Todo muy cierto pero el ejemplo resulta poco apropiado porque Campofrío hace tiempo que dejó ser la empresa de la familia Ballvé para convertirse en una filial norteamericana, a su vez filial de -aún peor-, un fondo de capital-riesgo norteamericano.

Empleo. En un año se han destruido 847.000 empleos en España, asegura Toxo. Y Méndez añade otro dato preocupante: más de un millón de hogares con niños "pasan por dificultades", aunque no concreta cuáles son esas dificultades.

Y el paro no se ha ralentizado, como asegura el Gobierno, lo que se reduce es la población activa, por eso no se destruye tanto empleo. La reforma laboral ha fracasado. Y anuncia: en el cuarto trimestre se volverá a destruir empleo.

Acierta Toxo cuando habla de la resignación del Gobierno en materia de empleo: prevé que en 2016 se haya reducido en dos décimas el paro, hasta el 24,6%. Sí señor, lo del Gobierno Rajoy no sólo es resignación, es fatalismo.

Por último, proponen un plan Marshall de infraestructuras en Europa. ¿Ahora Y, naturalmente, una reforma fiscal para que paguen más las rentas del capital. Y en esto los sindicatos también tienen razón. Ahora bien, la mejor política fiscal es la que reduce los impuestos. Los del trabajo, pero también los de todo tipo. Solo que para eso hay que reducir el Estado del Bienestar. Y eso no les gusta a los sindicatos.

Es más, las dos centrales mayoritarios insisten en que se suban las cuotas sociales para poder pagar las pensiones. Es decir, más impuestos que es lo que más desanima la creación de empleo.

Banca: "yo del BBVA y del Santander no espero nada", asegura Toxo. Así espero que los bancos nacionalizados con dinero de todos los ciudadanos, y ciudadanas (importante, esto último) den crédito a las familias y a las empresas.

Más, 3,2 millones de desempleados no tienen ayuda, según Toxo. Pero ¿qué hay que darles, ¿subsidios o trabajo

Cándido Méndez critica el salario mínimo (754 euros brutos al mes por doce mensualidades). Menos mal porque a los sindicatos parece preocuparles más la flexibilidades salarial que los bajos salarios.

Escándalo de los ERES en Andalucía: tanto Méndez como Toxo, exigen que se termine la instrucción cuanto antes. Defienden su trasparencia, sobre todo el responsable del sindicato más implicado, UGT. Defienden su trasparencia: tenemos dos auditorías al año, externa o interna.

Y Toxo, el más agresivo de los dos, pasa al ataque: habla de posibles ejercicios de entretenimiento contra los sindicatos para "desviar la atención" de las cuestiones y una petición: que aprueben pronto la Ley de Trasparencia.

Conclusión de Cándido Méndez: "UGT no se ha financiado de forma irregular". Toxo remacha lo mismo: "Se va a demostrar que no hubo financiación irregular". Al parecer, otros no piensan lo mismo. Por ejemplo, la juez Alaya.

Y lo más actual: hacía tiempo que las dos centrales no hablaban de huelga general. Pues bien, Méndez, tentándose la ropa, ciertamente, porque la verdad es que no puede permitirse otro fracaso en una convocatoria de paro total, advierte que la reforma de las pensiones sí puede suponer la línea roja que lleve a una nueva llamada a las masas.

Eulogio López

[email protected]