"No sé si la Virgen María se aparece o no en Medjugorje pero sí sé que cuanto sucede allí es bueno". Lo ha dicho el periodista Jesús García, al presentar su nuevo libro sobre Medjugorje.

Y la verdad es que no acabo de entenderlo. Porque si uno no está seguro de que las revelaciones sean ciertas, ¿podría escribir dos libros, muy trabajados, sobre el evento Y a más a más, que dicen los catalanes: si los videntes o profetas de Medjugorje están engañando al mundo, nada menos que jugando con la conciencia íntima de millones de personas, ¿tan descomunal impostura podría dar buenos frutos ¿Y es posible creer que todo lo que emana de ese feroz interrogante sea bueno Yo creo que no.

Señor García, una cosa es esperar al juicio del Magisterio y otra tener juicio propio. Juicio que, en el caso que nos ocupa, materia de usos y costumbres del más alto nivel, deberá cambiar si la Iglesia se manifiesta en contra, ciertamente.
Pero, se lo digo en serio, servidor no se habría metido en la vorágine de una investigación -dos- tan seria sobre Medjugorje si albergara dudas sobre la veracidad de su propia esencia.

Eulogio López

[email protected]