El eurodiputado del PP señala que cuando el PP ganó las elecciones por mayoría absoluta, la izquierda vio la necesidad de "dar un puñetazo encima de la mesa, modificar el tablero político, ir a la segunda transición". Añade que en su partido "hay muy pocas personas que quieran aceptar la gravedad de la situación política que vive España". Acebes no aclara si el PP reformaría la Ley de Matrimonios Homosexuales si llega al poder. Pérez Royo: "A la Iglesia española se le ha conocido por lo que ha dicho Cañizares o Rouco. Blázquez ha estado bastante callado"

En la COPE, Jaime Mayor Oreja, eurodiputado del PP, ha afirmado que cree que "el proyecto de Zapatero necesita a ETA. Lo que yo denomino la segunda transición, y lo hago generosamente con Zapatero; él la necesita indispensablemente para debilitar la nación y sus valores a ETA, forma parte de su proyecto para hacer la España irreconocible en el ámbito de los valores necesita que España esté irreconocible con una presencia legalizada y parcialmente legitimada de ETA en al escena". "Por eso no es casual este empecinamiento, porque forma parte la negociación política con ETA como un elemento sustancial de su proyecto político".

"Hay un momento decisivo y determinante que es el momento en que el PP gana las elecciones del 2000 por mayoría absoluta. Eso hace que en la izquierda profunda hubiese la necesidad de dar un puñetazo encima dela mesa, modificar el tablero político, ir a la segunda transición. Y por eso empiezan los coqueteos con ETA antes de que llegara Zapatero a la Moncloa. En mi opinión, hay un impulso especialmente profundo desde el momento en el que el PP obtiene la mayoría absoluta en España. Ese fue el pecado del PP". "Todo presagiaba que el PSOE se viera lejos del poder. La izquierda no podía aceptar eso, no lo aceptó y se pone en marcha un movimiento político en el que ya hay un cambio radical en el diseño de la izquierda española".

Oreja ha añadido que "la verdad en su totalidad es difícil de aceptar porque es dura y desagradable y hay muy pocas personas que quieran aceptar la gravedad de la situación política que vive España porque nos coloca en una situación inquietante. Hay todavía muchas personas que no quieren aceptar la gravedad de la situación, la crisis de España, la crisis nacional de España, lo que significa el hecho de que aceptemos que hay una segunda parte de una negociación con ETA es lo que significa, lo que acarrea, la negociación que significa, lo que va a significar el contenido de la negociación en la segunda parte. Y cuando uno lo dice es apocalíptico o desagradable, pero uno tiene la obligación de hacerlo y de decirlo, por eso es el momento de los 30 años de democracia más inquietante".

Acebes no aclara si el PP reformaría la Ley de Matrimonios Homosexuales si llega al poder

Ángel Acebes, del PP, ha sido preguntado en Tele 5 si su partido cambiaría la Ley de Memoria Histórica o la Ley de Matrimonios Homosexuales si llega a gobernar. Y esto es lo que ha respondido: "Nosotros queremos y vamos a ofrecer a los españoles un modelo completo, un proyecto de reformas que impulse España, su crecimiento, su prosperidad, y la convivencia. Porque lo que no puede ocurrir es que un Gobierno se dedique a dividir a los españoles. Aquí ha habido enfrentamientos entre territorios. Se ha sembrado la división entre españoles, como con la Ley de Memoria Histórica. Lo que hay que hacer es una política que una. Porque todas las democracias pretenden hacerse más fuertes a través de la unidad, de potenciar lo que nos une y no lo que nos divide. Y más cuando lo que nos divide es la peor época de nuestra historia. Lo inexplicable de lo que a hecho Zapatero es traer a la actualidad lo de nuestra historia y tratar de borrar lo mejor que ha sido la reconciliación, la concordia, fruto de la transición, que nos ha dado la mejor etapa de progreso y decide romper eso. Eso es lo que nosotros no vamos a hacer".

Preguntado también Acebes por si cree que Iglesia debe pedir perdón por lo que hizo durante la guerra civil y el franquismo, ha respondido: "Opino -forma parte de lo que ayer dijo la Conferencia Episcopal- que de lo que se trata es de la conciliación, del acuerdo, esto no nos trae nada bueno a los españoles, la división, el enfrentamiento, el volver a traer a la actualidad y que discutamos: qué es lo que ocurrió en la guerra civil. El gran hallazgo es ponernos todos de acuerdo en mirar hacia el futuro por nosotros y por nuestros hijos. ¿Quién gana algo con este debate?". "Yo creo que la irresponsabilidad de Zapatero al traer a la actualidad los temas del enfrentamiento y la guerra civil es un error tremendo".

Pérez Royo: "A la Iglesia española se le ha conocido por lo que ha dicho Cañizares o Rouco. Blázquez ha estado bastante callado"

En la SER, se hacía alusión también a las palabras de ayer del presidente de la Conferencia Episcopal española, Ricardo Blázquez, que reconoció "el derecho de cada grupo humano a rememorar su historia", pero advirtió de que no debe servir para "reabrir heridas, atizar rencores y alimentar desavenencias". "Ante actuaciones concretas, sin erigirnos orgullosamente en jueces de los demás, debemos pedir perdón y reorientarnos". Para Carlos Francino, supone "un cambio de mensaje en la cúpula de la Conferencia Episcopal que en un día como hoy tiene un sabor especial". Para Mariano Sánchez Soler "la opinión de Blázquez no es muy compartida por sus compañeros. Él ha sido siempre del sector moderado dentro de la Conferencia Episcopal".

Javier Pérez Royo destacaba que "es llamativo que a pesar de que en las elecciones últimas fue elegido Blázquez, y que eso fue una sorpresa, quien ha llevado la voz cantante durante esos 4 años no ha sido Blázquez, sino el sector que no ha ganado las elecciones. A la Iglesia española se le ha conocido por lo que ha dicho Cañizares o Rouco. Blázquez ha estado bastante callado".

Eduardo San Martín apuntaba que "eso se explica porque normalmente cuando a un obispo se le elige presidente de la Conferencia Episcopal se le da un arzobispado y una sede que tenga mucho peso para que desde ahí pueda ejercer bien su cargo. A Blázquez se le dejó como obispo de Bilbao, no como arzobispo, y no disfrutó de eso. Yo creo que ahí intervino el Vaticano. Y en ese caso, el vicepresidente Cañizares, que además es cardenal Primado de Toledo, y que está a 60 Km. de Madrid efectivamente ha ejercido en muchas ocasiones como presidente en funciones". Añadía San Martín: "La clave van a ser las relaciones con el Gobierno y con el Estado que sí puede influir. Ha habido una mejoría notable en las relaciones entre la Iglesia y el Gobierno gracias a la gestión de la vicepresidenta del Gobierno y a los buenos oficios de un embajador en el Vaticano que se siente cómodo en ese cargo, como es Blázquez, y eso da voz en este momento a aquellos obispos que durante todo este tiempo han estado defendiendo unas relaciones con el poder político dialécticas pero no de confrontación".

Carlos Elordi terciaba también en la SER: "la intervención del Vaticano fue muy comentada en su momento. La impresión es que el Vaticano prefirió dejar que las cosas corrieran en la confianza de que el sector duro iba a seguir teniendo mucha fuerza, y que no pasaría nada. En esta elección por primera vez -hablando como un profano, no como experto en estos temas-, me da la impresión de que la política, y la cuestión de la guerra civil va a ser un punto de referencia que marque las posiciones de los contendientes, esto me parece nuevo. La declaración de Blázquez de ayer coloca ese tema en el primer plano".