• Y eso sí, alarga el compromiso de pago de 25 a 50 años.
  • Y ahora a esperar las demandas judiciales.
  • Las eólicas anteriores a 2005 se quedan sin derecho a prima.
  • La más afectada, la Triple A: Acciona, ACS y Abengoa, por ese orden. Pero también Iberdrola.
  • Eso sí, el ministro Soria (en la imagen) confía en la doctrina jurídica del Tribunal Supremo sobre rentabilidad razonable.
  • La locura ecologista de ZP llega a su fin. La decisión, se entiende, porque la resolución llevará medio siglo.

Es una orden ministerial pero tiene más relevancia que muchas leyes, que no en vano afecta a cerca de 60.000 instalaciones de energías renovables: eólica, fotovoltaica, termosolar, etc. El Gobierno Rajoy ha remitido a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) la orden de los estándares de las Renovables que en pocas palabras, reduce la rentabilidad prometida de la energía verde de una media del 18% a 25 años hasta el 7,5% a 50 años.

El secretario de Estado de Energía ha optado por esta opción para ceñirse al concepto jurídico entronizado por el Tribunal Supremo: la rentabilidad razonable.

Y es razonable, frente a la irracionalidad demente que el Gobierno Zapatero puso en marcha para presumir por el mundo de ser más ecologistas que nadie: las subvenciones a las renovables, que comprometían a una generación en el pasado de una energía carísima, con la que, además, España se convirtió en el laboratorio mundial del experimento verde... con cargo al dinero de los españoles, claro está. Y con cargo al erario público español se han puesto las botas los bancos de inversión y fondos anglosajones que financiaron sobre todo, la energía solar, la más cara e ineficiente de todas. Ahora amenazan con destrozar la marca España, país de inseguridad jurídica rampante, pero lo cierto es que había que acabar con esta locura.

Eso sí, resolvemos el problema pero alargamos la resolución durante dos generaciones. Pero, a la postre, la locura zapateril de la energía verde ha entrado donde debía: en el manicomio.

Y ahora a esperar las demandas judiciales.

Por cierto, las instalaciones de energía eólica anteriores a 2005 dejarán de recibir prima. Es decir, que en términos per cápita sería la más perjudicada. No olvidemos que Iberdrola es la primera empresa mundial de energía eólica seguida de cerca en España por la Acciona de los hermanos Entrecanales. En cualquier caso, la Triple A (Acciona, ACS y Abengoa) sufrirán más porque antes se lucraron más.

Miriam Prat

[email protected]