• La cifra de desempleados se situó al cierre de 2013 en 5.896.300 personas.
  • En el cuarto trimestre el número de parados cayó en 8.400 personas y la tasa de paro aumentó levemente hasta el 26,03% respecto al tercer trimestre.
  • El desempleo femenino es mayor que el masculino. El paro entre las mujeres aumentó en 18.200 personas, mientras que entre los hombres cayó en 87.300 personas.
  • Por primera vez desde la crisis bajó el paro juvenil, concretamente en 40.900 jóvenes. Una caída del 4,4% respecto al 2012, hasta los 889.300 jóvenes.
  • La población activa se redujo en 267.900 personas en el 2013, quedándose en total en 22.654.500 personas. En el cuarto trimestre el descenso fue de 73.400 personas.  
  • Los hogares con todos sus miembros activos en paro aumentaron en 24.600 de octubre a diciembre hasta los 1.832.300; mientras que disminuyeron en 1.400 en todo el año.
  • La ocupación bajó en 65.000 personas, el menor descenso en un cuarto trimestre desde el 2008, es superior en los españoles que en los extranjeros.  

Parece que el empleo va algo mejor o así por lo menos lo demuestra la Encuesta de Población Activa (EPA) relativa al cuarto trimestre de 2013, que ha publicado este jueves el Instituto Nacional de Estadística (INE), pues el paro bajó en 69.000 personas en el 2013 respecto al año anterior, lo que supone la primera caída anual desde el 2007.

Sin embargo y a pesar del buen dato, no se pueden lanzar las campanas al vuelo porque no hay más trabajo, pues el año pasado se siguieron destruyendo empleos, algo que sucede por sexto año consecutivo, en concreto se destruyeron 198.900 empleos. El dato es un 1,17% inferior al de 2012. De estos empleos destruidos, 121.400 son del sector público y 77.500 del privado. Por sexo, son 124.500 hombres y 74.400 mujeres.

El número total de desempleados se situó en 5.896.300 personas, un descenso en un cuarto trimestre que no ocurría en la serie histórica del EPA desde el cuarto trimestre de 2004. Pese al descenso del paro en términos absolutos, la tasa de desempleo ascendió levemente al término del 2013 hasta el 26,03%, cinco centésimas más que en el tercer trimestre y muy parecido al porcentaje del cierre del 2012 (26,02%).

El desempleo en el 2013 aumentó entre las mujeres, pues creció en 18.200 personas ( 0,6%), pero cayó entre los hombres, pues descendió en 87.300 personas (-2,7%). Así, la tasa de paro masculina se situó en el 25,31% y la femenina en el 26,87%.

También hay diferencias en el paro de 2013 no solo por género, sino también por nacionalidad, pues baja más entre los extranjeros. Los parados españoles disminuyeron 9.600 personas (un 0,2% menos) y los extranjeros bajaron en 59.500 personas (-4,9%).

Los parados de larga duración, es decir, los que llevan más de un año en situación de desempleo, crecieron en 163.700 personas más que en 2012 ( 5.9%). También aumentó la cifra de parados que buscan su primer empleo, con 88.700 parados más ( 18,2%).

El paro juvenil, es decir, en menores de 25 años, bajó en 40.900 personas el año pasado. Esta bajada se produce por primera vez durante la crisis y supone un descenso del 4,4% respecto al 2012, hasta los 889.300 jóvenes. La tasa de paro juvenil se situó en 55,06% en el cuarto trimestre, ligeramente menor a la de 2012 (55,12%), pero superior a la del tercer trimestre de 2013, que fue del 54,37% debido al descenso de la actividad, a pesar de que el número de jóvenes en paro descendió en 53.800.

La población activa se redujo en 267.900 personas en el 2013, un 1,17% si comparamos esta cifra con la de 2012, con lo que se quedó en 22.654.500 personas. Los mayores incrementos se dieron en Madrid (25.800), País Vasco (19.900) y Comunidad Valenciana (14.800), mientras que los mayores descensos se produjeron en Baleares (32.800), Murcia (25.400) y Galicia (18.100). De octubre a diciembre continúo la tendencia descendiente, como señala la nota de prensa del Ministerio de Economía y Competitividad, pues el número de activos disminuyó en 73.400 personas y la tasa de actividad fue del 59,43%, la más baja desde el primer trimestre del 2008.

Los hogares con todos sus miembros activos en paro aumentaron en 24.600 de octubre a diciembre hasta los 1.832.300; mientras que disminuyeron en 1.400 en todo el año.

En el último trimestre de 2013, la ocupación bajó en 65.000 personas, el menor descenso que se produce en un cuarto trimestre desde el 2008. Así el año pasado terminó con 16.758.200 ocupados. De estos 65.000 empleos perdidos, 34.800 fueron del sector público y 30.200 del privado. Por nacionalidad, la ocupación disminuyó más en los españoles (56.800 menos), que en los extranjeros (8.200 menos).

La destrucción de empleo en el 2013 afectó a todos los sectores, menos al de la agricultura que consiguió crear 6.800 puestos de trabajo. La industria fue el sector que sufrió el mayor descenso, pues perdió 109.300 puestos de trabajo, seguida de la construcción, que destruyó 95.500 empleos y el sector servicios que solo perdió 900 puestos.

Entre las primeras reacciones a la EPA está la de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F), que ha criticado que el número de empleados en el sector público se ha reducido un 13,1% desde que comenzó la "sangría" en el sector. "1 de cada 10 personas que trabajan en este sector ya no está en su puesto", han comentado.

A la vista de la estadística, se puede ver que el empleo ha mejorado un poco en el 2013 respecto al año anterior, pues ha bajado el paro y se ha roto la tendencia de incrementos que venía teniendo en los últimos años. Sin embargo, los datos no nos permiten hacer un gran brindis, ya que aún se siguen destruyendo empleos, el año pasado casi 200.000, y destruir empleo no es crearlo.

Cristina Martín

[email protected]