El presidente del Consejo Económico y Social afirma que es casi inmoral realizar promesas a la población en sentido contrario

Marcos Peña, presidente del CES, el Consejo Económico y Social, órgano consultivo del Gobierno, y ex alto cargo con el PSOE -entre 1993 y 1996 fue secretario general de Empleo en el Ministerio de Trabajo en la etapa de José Antonio Griñán- ha hecho unas declaraciones explosivas que en nada ayudan a la economía de nuestro país. Ni Almunia lo hubiera hecho 'mejor'.

Ni Niño Becerra se hubiera atrevido a hacer unos pronósticos tan catastrofistas. Según el señor Peña, de la crisis no saldremos,  como poco, "en quince años". Sostiene Peña que "es casi inmoral prometer medidas a la gente con la pretensión de que van a surtir efectos inmediatos, pues no va a ser así, sino que va a ser una recuperación lentísima que como poco va a durar 15 años y tenemos que ser capaces de ver cómo transitamos esos 15 años".

Aboga Marcos Peña por un refuerzo de las instituciones, encaminado a garantizar  el Estado del bienestar: "que la Sanidad funcione y se garantice, que la Educación sea la apuesta esencial y que las pensiones estén garantizadas… pues cuando los ciudadanos perciban que eso está asegurado, de nuevo nacerá el afecto y la credibilidad entre la ciudadanía y la clase política".

¿Y de dónde va a salir el dinero para salvaguardar el triángulo del Estado del Bienestar Peña no pide crédito financiero sino político, "más importante para salir de la crisis". Peña ha asegurado que "una mayor cooperación institucional en todos los poderes públicos, rematado con un compromiso social que sea capaz de repartir de manera equitativa los sacrificios".

Sara Olivo

[email protected]