13 años del 11-S que acabó con la vida de casi 3.000 seres humanos en Nueva York. El gran mazazo del fanatismo islámico que, a partir de ese momento, se extendió por todo el mundo, también por España (11M).

Desde entonces, los norteamericanos, y sus aliados europeos, hemos cometido al menos tres errores: Irak, Siria y Libia. Los tres han desencadenado la persecución contra los cristianos en el planeta.

Destrozamos a Sadam Husein que, al menos, respetaba a los cristianos, y creamos un polvorín en Irak. La OTAN destrozó desde el aire a Gadafi -que aunque con muchas restricciones permitía el culto a los cristianos- y nos lo pagaron sodomizando y asesinando al embajador norteamericano. Ese chulo cobarde en que se ha convertido el presidente norteamericano, Barack Obama, decidió tirar a Bashar Al Assad, que tampoco es un santo pero permitía la libertad a los cristianos, y ha armado a los salvajes del califato islámico.

Occidente y sus aliados Arabia Saudí y Qatar han armado y financiado a los salvajes que ahora esclavizan los cristianos

En el entretanto, los amigos de Occidente, principalmente Arabia Saudí y el peligro Qatar, se han armado y financiado al Estado Islámico y a Hamás para que crucifiquen cristianos, esclavicen a mujeres y niños cristianos... y ahora toca bombardearles. Ahora, porque llevamos años permitiendo que los fanáticos asesinen a todos los que no piensan como ellos... con dinero saudí y qatarí.

Y menos mal que Obama fracasó en Egipto, donde colocó la frente a otros fanáticos llamados Hermanos Musulmanes.

Por cierto, a esos tres problemas externos hay que añadir el problema interno de la quina columna islamista en Europa Occidental.

Eulogio López

eulogio@hispanidad.com