Los pesqueros españoles se sienten abandonados por el Gobierno

No es una casualidad que la flota española sea atacada y la francesa disfrute de invulnerabilidad. Lo ha dicho el diputado del PNV, Josu Erkoreka, acerca del secuestro del atunero Alakrana.

La comparación es odiosa pero más clarividente. Los piratas saben que España es un país débil que no protege a sus ciudadanos, en este caso a sus pesqueros y que ya ha pagado rescate una vez cediendo al chantaje.   

La pregunta es: ¿Ordenaría la ministra de defensa Carme Chacón, o el presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero que la armada española abriera fuego contra los piratas somalíes que atacan a los barcos pesqueros españoles? Pocos ejemplos se pueden encontrar donde el uso de la fuerza esté más justificado que en éste, pero todos sabemos cuál es la respuesta a la pregunta. Los piratas saben que, por el contrario, es peligroso provocar a un norteamericano quizás ahora menos peligroso- o a un francés.

ZP es fuerte con el débil por ejemplo con Honduras- y débil con el fuerte, sean terroristas de ETA, talibanes afganos o piratas somalíes.

El viernes, La vicepresidenta de la Vega alcanzó la cúspide del síndrome de Estocolmo cuando acusó a los propios marineros de ser los culpables de su secuestro por faenar donde tienen derecho pero no donde tienen protección militar.

Somos muy respetados en el mundo.

Eulogio López

[email protected]