• Las condiciones para afrontar una suspensión de pagos son mejores que en España.
  • Además, les ha perjudicado la marcha de José Miguel Martínez de Loterías.
  • Tenían un preacuerdo con el expresidente de la sociedad pública para lanzar sorteos en bares.

El futuro de Codere está cada vez más cerca de la suspensión de pagos. Pero no será conforme a la legislación española, sino luxemburguesa, más benévola. Eso es, al menos, lo que pretenden los hermanos Martínez Sampedro, que a principios de junio trasladaron sus bienes al pequeño país europeo.

Pero no han sido sólo los bienes. La empresa ha decidido aplazar el pago de los intereses de los bonos emitidos en dólares y utilizar el periodo de gracia de 30 días para hacerlo. Y no es casualidad que la sociedad que no ha pagado a los bonistas sea la filial luxemburguesa.

Al mismo tiempo, a José Antonio Martínez Sampedro, presidente de Codere (en la imagen) no le ha beneficiado la reciente marcha de José Miguel Martínez de Loterías y Apuestas del Estado, con el que tenía un preacuerdo para lanzar sorteos en los bares españoles, una red que Codere ya controla gracias a su negocio de máquinas tragaperras.

De llevarse a cabo este preacuerdo, la empresa de juego seguramente habría podido paliar los malos resultados cosechados en Italia y Argentina.

Pablo Ferrer

[email protected]